• ¿CÓMO VIVIR EL AISLAMIENTO EN CLAVE MISIONERA?


    Recursos para niños, entretenimiento, oración…
  • ”JESÚS VIVE Y TE QUIERE VIVO”


    Ya disponibles todos los materiales para preparar la jornada.
  • CAMPAMENTO MISIONERO 2020


    ¡Apúntate al campamento de Infancia Misionera!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

25 mar. 2020

NUESTRO CORAZÓN CONTRITO Y NUESTRO ESPÍRITU HUMILDE.


P. PEDRO JARAMILLO.  GUATEMALA

A mi querida Parroquia de San Juan de la Cruz:
Con la intención de que nos sintamos UNIDOS, aunque estemos DISPERSOS, les comparto, hoy, la reflexión que me ha provocado la Oración de la mañana (Laudes). La pueden encontrar en el libro de Daniel (3, 26-29.34-41). El momento fue duro y crítico: el destierro de Israel en Babilonia. Aquel despojo de todo dolía especialmente a quienes, “fieles al Señor”, se veían privados de todas las mediaciones de su divina Presencia. La situación la expresa muy bien el joven Azarías: “En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes, ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias para alcanzar misericordia”… Es el mismo sentimiento de desolación que nos ha invadido a todos nosotros al no poder participar presencialmente ni en la Eucaristía, ni en la adoración del Santísimo, ni en los sacramentos; ni poder tener funerales para nuestros difuntos, ni poder reunirnos en nuestros templos, ni en nuestras Asambleas…, ni poder celebrar la Semana Santa como todos los años… Las nuevas tecnologías nos hacen posible poder seguir todo “a distancia”… Cierto: es un consuelo, pero no es la solución.
La verdadera solución pasa por lo que Dios quiso enseñar a su pueblo, despojado de todo lo externo de su religiosidad… Dios les cambió “el registro”, transportándolos a otro nivel: el nivel del corazón que, entre tanta y tan abundante “mediación”, había ido desapareciendo, provocando un “culto vacío”… Ante el despojo completo de culto, así continúa la oración de Azarías: “por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde…: que éste sea, hoy, nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia”… El Salmo 50 le daba aire a aquel joven con esta reflexión: “los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, Tú no lo desprecias”.
Creo que, religiosamente, por este camino va este “tiempo de desgracia” en que nos vemos metidos. Sorprendentemente y como vivencia de fe, lo podemos convertir en “tiempo de gracia”: no desde la ansiosa suplencia de ritos a través de las nuevas tecnologías; sino “agarrando el momento” para vivir un “tiempo del corazón” en medio del desconcierto, del despojo y del desafío global en que el covid-19 nos ha metido. Un tiempo que Ezequiel lo profetizó así: “les daré un corazón nuevo y derramaré sobre ustedes un espíritu nuevo; les arrancaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne” (36,26).
Los invito a cantar en familia la súplica que tantas veces cantamos en la Parroquia y que, hoy, tiene para todos un contexto desgarrador: “DANOS, SEÑOR, UN CORAZÓN NUEVO…; DERRAMA EN NOSOTROS UN ESPÍRITU NUEVO”… Si “lo seguimos de corazón y en Él confiamos, no quedaremos defraudados” (así de fuerte, dicho en momentos de desgracia).
Al extrañarnos tanto, nos queremos aún más. Un abrazo desde “el corazón”. P.Pjaramillo.
Principio del formulario
Final del formulario


18 feb. 2020

"CRISTUS VIVIT Y MISIÓN AD GENTES".

Estará con nosotros, para hacernos reflexionar y orar: Luis Carlos Rovira, sacerdote de la diócesis de Burgos. Misionero en Zimbabwe, miembro del Equipo de Formación y Animación Misionera del IEME.
Reciente todavía la Exhortación Postsinodal del Papa Francisco sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, sintonizando con la preocupación de toda la Iglesia de que lo jóvenes sean evangelizadores de otros jóvenes.
Agradecidos también por la bendición de Dios, que está llamando a numerosos jóvenes a conocer la misión ad gentes y a realizar una experiencia misionera, sobre todo en verano.
Queremos estudiar la Exhortación desde nuestra propia sensibilidad y vocación misionera, para llevar su mensaje a nuestros grupos y nuestras comunidades cristianas.
Descargar tríptico

23 ene. 2020

CON JESÚS A EGIPTO.¡EN MARCHA!


                                       Damián Díaz, director diocesano OMP Ciudad Real.

El segundo año de este itinerario en el que los niños son llamados a recorrer el camino Con Jesús Niño a la Misión, nuestros niños son invitados a acompañarle en su etapa de refugiado en Egipto. “Coge al niño y a su madre y huye a Egipto…” escucha José después de la partida de los Magos. Y el pequeño se verá envuelto, con su familia, en un episodio de persecución, sufrimiento e injusticia que tantos otros han pasado y están sufriendo en nuestros días.
Nuestros niños, pues, de la mano de la Infancia Misionera y caminando al lado de Jesús niño, van a tener la ocasión este año de empatizar con todos aquellos que han tenido y tienen que abandonar su tierra, marchar a lugares extraños, atravesando avatares y peligros, a veces mal acogidos donde llegan, necesitados de ayuda y de atención, pero sabiéndose mirados y queridos por Dios, que siempre ha tenido especial predilección por los pobres y humildes, así como los perseguidos por cualquier causa.
En un momento en que hay peligro de que rebrote la xenofobia, nos sentimos hermanos de todos los hombres, y, como los misioneros, también nosotros nos ponemos en marcha de corazón para arribar a lejanos lugares, donde compartir lo que tenemos, y dejarnos llenar por las riquezas de los que encontramos, como aquí nos llenamos de las riquezas de las culturas que vienen a nosotros.
  Misión de ida y vuelta, donde damos y recibimos, donde no hay nadie tan pobre que no pueda compartir nada, ni nadie tan rico que no necesite de los otros. Y nuestros niños, de la mano de la Infancia Misionera, van llenándose de este espíritu fraterno y universal.