• DOMUND 2019


    Domingo 20 de octubre
  • CADENA DE BONDADES


    Escucha el rap del Mes Misionero Extraordinario
  • MES MISIONERO EXTRAORDINARIO


    Octubre 2019: "Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo"
  • "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

16 oct. 2019

LLEGA "LA OPERACIÓN SALIDA".


Mª del Prado Fernández Martín. 
Misionera Comboniana.
¡Nunca te puedes imaginar los giros que da la vida! Cuando crees que estás en lo tuyo, en algo que te hace crecer humanamente, que estás en lo mejor de tu vida, dándote a tope, etc…nunca piensas que tendrás que frenar en seco y tomar otro camino.

He pasado casi toda mi vida misionera fuera de España… en África (RCA, Chad, Congo), en Europa (Suiza, Italia) y un breve período en Haití tras el terrible terremoto de 2010. He vivido algunos años en España, sí, pero pocos… Y cuando miro atrás me doy cuenta de que he disfrutado siempre de la misión, de las personas que encontré, de las relaciones y amistades establecidas y que duran hasta el día de hoy… Claro que también hubo momentos difíciles, ¡y fueron bastantes!, pero lo que guardo y atesoro en mi mente y mi corazón es lo positivo de todo.

Por circunstancias particulares tuve que dejar la misión y pararme aquí en España. Son ya casi tres años en los que he tenido que volver a aprender un montón de cosas que tenía olvidadas… expresiones de mi propia lengua que no recordaba o que son nuevas, modos y estilos de vida que a veces me chocan a mí misma… en fin un volver a empezar en una multiplicidad de situaciones y de cosas. Situaciones que pueden generar tensión, malestar… o bien pueden provocar que te rías de ti misma.

¿Y qué hace una misionera Comboniana fuera de su “hábitat” de la misión? ...Es una buena pregunta, ¿qué puede hacer?... pues fomentar la sensibilidad misionera allí por donde anda. Y en esas estoy.

En este tiempo he aprendido a manejar discretamente las redes sociales para poder pasar información sobre la misión, los misioneros… Actualmente soy la responsable del sector Animación Misionera en España a nivel de las misioneras Combonianas. Con otra compañera llevamos adelante también un sencillo boletín con el nombre de “Más Lejos” que difundimos entre gente conocida, familias y quienes nos siguen.

Como responsable de este sector mantengo además una comunicación fluida con las hermanas que están fuera de España e intento promocionar algunos de los proyectos que nos presentan para ayudarlas económicamente en lo que se puede.

Pero no puedo quedarme únicamente pensando a las Misioneras Combonianas. En Madrid hago parte del equipo de coordinadores de vicarías de la Delegación Diocesana de Misiones. Eso requiere tiempo y dedicación… encuentros en parroquias, actividades varias, idas y venidas…

Junto con otro misionero somos los coordinadores de misiones de la vicaría VIII en Madrid. Tenemos 57 parroquias en la vicaría. Es como una delegación de misiones, pero en Madrid capital y parte de la sierra norte. Las actividades son muy variadas: semanas misioneras, encuentros de formación, grupos misioneros, etc.

En España todos los Institutos Misioneros trabajamos juntos en lo que llamamos “Animación Misionera” de la Iglesia Local. Formamos el SCAM (Servicio Conjunto de Animación Misionera). También aquí doy una gran contribución en el terreno de redes sociales y de campañas misioneras. Estas campañas se suelen realizar fuera de Madrid. Durante 15 días o una semana nos desplazamos a la ciudad que nos solicita y allí nos movemos por los diferentes pueblos de la provincia y pasamos por parroquias, colegios, institutos etc. hablando siempre de la misión. Suelen ser campañas demoledoras… sin apenas tiempo para nada, siempre de un sitio para otro.

Pero en medio de tanta actividad hay una que a mí me gusta de un modo particular. Y es el voluntariado que realizo en “Karibu” una asociación que acoge a inmigrantes africanos en Madrid. Mi servicio es sencillo, pero me mantiene en contacto con la realidad africana. Muchos de ellos necesitan simplemente ser escuchados, ser acogidos con humanidad, y en ese terreno creo que puedo aportar mucho.

Realmente creo que las actividades que llevo adelante en Madrid están beneficiando no solo indirectamente, sino también muy directamente a la misión. Eso es un aliciente muy fuerte para seguir en la cotidianidad de cada día.

Muchas actividades y mucho movimiento para que la ilusión misionera no se apague en nuestros grupos y parroquias. Sabemos que la Iglesia existe para evangelizar y que el anuncio de Jesús es prioritario por encima de muchas otras cosas e iniciativas. Me doy cuenta, moviéndome por las diferentes ciudades en España, de que existe mucha ignorancia religiosa, de que mucha gente, joven o no tanto, no saben bien qué quiere decir la persona de Jesús. ¡Ahí está la misión!

Pero también me doy cuenta de que quizás nuestro mensaje, con sus métodos y sus estereotipos no ayudan demasiado a la misión. Estoy en mi país, después de mucho tiempo, y me doy cuenta de que el lenguaje que tenemos, nuestros estilos de ser, de vivir no encajan mucho con la realidad que vivimos, no solo aquí en España sino en el mundo. Eso es también, desde mi punto de vista, la misión: dejarse cuestionar, poner todo patas arriba, aceptar que no tenemos respuestas para todo, que lo más decisivo que puede existir en nuestras vidas misioneras es la inseguridad, el ir caminando sin saber bien hacia dónde nos va llevando el Espíritu…Eso genera como una especie de “vértigo” que hay que asumir como haciendo parte de la misión.

Por ello veo y experimento este tiempo como un momento particular de crecimiento tanto personal como de Iglesia. Puede ser una oportunidad única para dejar alguna rendija en nuestras seguridades por donde se cuele el Espíritu y pueda soplar otro aire nuevo, más fresco…Es momento de esperanza, de mirar nuestra realidad sin miedos, sin complejos. Descubramos la misión allí donde estemos, con la alegría que nos ofrece lo cotidiano, pero siempre en continuo cuestionamiento y discernimiento. Conocer, amar y vivir a Jesús requiere ser verdaderos con nosotros mismos, y ahí se juega la misión.

15 oct. 2019

BAUTISMO Y ENVÍO.


Juan Antonio López Mascuñana. Misionero de OCASHA en República Dominicana. 
Este mes viene bajo estos términos y con estos propósitos. Bautismo y Envío. Lo extraordinario y lo ordinario de ser misionero, de ser cristiano, ser bautizado y ser enviado. Son dos dones y misiones que recibimos al mismo tiempo. Dones que implican salir de uno mismo y buscar el encuentro con los demás. Salir, desde las posibilidades de cada uno, del egoísmo, de la comodidad, de la seguridad para ponerse al servicio de todos los  que están a tu alrededor cercano y distante. Buscar el encuentro con el otro desde lo más profundo, desde lo más esencial.

Como todos los cristianos yo recibí mi bautizo, era un niño pequeño, poco recuerdo de él, salvo por las fotos que hay sobre el acontecimiento. En ese momento recibí el compromiso como hijo de Dios de difundir la Buena Nueva. Pero fue muchos años después cuando empecé a asimilar parte del significado de estas dos palabras. Aún hoy sigo desentrañando su sentido. Después de una humilde experiencia y vida sencilla sigo descubriendo matices nuevos de ser una persona bautizada y de ser una persona enviada. Y cada uno de esos matices me hacen sentir lo poco que conocía de todo lo que encerraban dentro estos conceptos.

Casi a punto de concluir con un período de compromiso misionero y todavía sin una idea clara de cual será ahora el camino a tomar, me siento con ilusión por poder finalizar un capítulo y abrir otro dentro de la certeza de ser una persona bautizada y enviada. Con la seguridad de que lo único que puedo compartir desde esta realidad es el amor a Dios y al prójimo.

14 oct. 2019

SI SOMOS BAUTIZADOS, SOMOS MISIONEROS.


                                                                                  Sor Mª del Carmen Avilero. RR Teatina en Benin
Bautizados...y enviados. Entonces...somos todos!
Pues si. Al menos todos los que nos sentimos bautizados, miembros de la Iglesia, amigos de Jesús, hermanos de todos los hombres, mujeres y niños que nos rodean.
Bautizados en el nombre del Padre que nos crea, nos cuida, nos ayuda y perdona...y nos ha preparado un sitio en su Reino, ese Reino que ya ha comenzado aquí y ahora.
Bautizados en el nombre de su Hijo Jesús, nuestro mejor Amigo, el Maestro que nos mostró como era el Padre - y desde entonces ya no tenemos ninguna duda- y lo que tenemos que hacer para llegar a El, algo muy simple: AMAR.
Bautizados en el nombre del Espíritu, ese Espíritu que los envuelve a Ellos con su amor y que nos da a nosotros la fuerza para amar, la sabiduría que nos lleva a la verdad, la humildad en el servicio a nuestros hermanos y un largo etcétera de dones que tanto necesitamos para seguir caminando y ayudando a caminar a otros en este Reino del Padre que ya está aquí pero que todavía no.

Y enviados. Si. Todos. Porque todos nos encontramos algún día - o todos los días - con personas a quien ayudar, a quien escuchar y decirle una palabra de aliento; alguien que necesita de nuestra ternura, de nuestro afecto, alguien a quien prestar un servicio y, a veces con palabras, a veces en silencio, mostrarle que tiene un Padre que solo espera un gesto suyo para ayudarle y una Madre que lo alienta, lo consuela e intercede por él.

Todos podemos ser misioneros, os lo aseguro. Yo soy misionera en Benin (África) pero vengo a España y veo tanta indiferencia, tanta ignorancia y tan poca profundidad en todo lo que toca a la vida interior, a la parte espiritual...que pienso que el verdadero país de misión está aquí. Aquí, en vuestros ambientes, en las escuelas, incluso en las catequesis y en las parroquias es más necesario... y mucho más difícil. Aquí tenéis un gran campo dónde trabajar, unos con la palabra, otros - los más- con el servicio callado y todos con el ejemplo de una vida entregada a Dios sólo por amor.
Allí también, claro, lo mismo. Quizás nos faltan más medios naturales o tenemos que adaptarnos a otros ambientes, otras culturas; quizás es el servicio, el darse a ellos, lo mas necesario y urgente; pero ellos, a pesar de la gran diversidad de religiones que hay, están mucho más abiertos y buscan y buscan hasta encontrar ese camino que los lleve a Dios.

En fin, que el lema que nos presenta el Papa Francisco es el mejor, no hay duda. Si somos bautizados, somos misioneros.
Pues ¡adelante!  ¡A evangelizar y a dejarnos evangelizar!
¡¡TODOS SOMOS MISIONEROS!!

11 oct. 2019

JESÚS NOS HABLA A TRAVÉS DE LAS PERSONAS.


Mª Carmen Gómez Trujillo. Misionera de OCASHA en Ecuador. 
Saberse y sentirse amado, elegido y enviado ¡Qué maravilla¡ expresiones del amor incondicional de Dios hacia la Humanidad. Cuando captamos ese amor incondicional nuestro corazón se va transformando, renovando en un compromiso sincero y cercano hacia  los hermanos, en especial los más débiles y necesitados. Ser misericordia para nuestra gente de aquí y de allí.
Fe firme, constante de comunidades aisladas, alejadas que la han conservado de padres  a hijos, mezclada con una espiritualidad popular de actos piadosos, con valores culturales, es la realidad de fe que me encuentro en febrero de este año en la provincia de Manabí, con una realidad social de personas empobrecidas a las que le ha sido arrebatada su dignidad. Dios que salva desde la Historia nos pide que no seamos indiferentes y que actuemos en ella. Escuchando, atendiendo desde la amistad, saliendo al encuentro  de la persona concreta, celebrando las fiestas con ellos, acompañando. Hay que tener paciencia.
 No hay que ir por libre, sino con la comunidad y con los sacerdotes nativos, pensando juntos los pasos para construir, recrear el camino, teniendo a Jesús como guía de nuestro caminar en nuestro compromiso cristiano por la paz, la justicia, la fraternidad.

    La primera Buena Noticia se da desde la vecindad, la amistad. Se dan cuenta que hay un Dios que forma parte de su historia.
 
  Dios ha tomado la Historia para salvar la Humanidad- La realidad es superior a las ideas, la realidad no se nos ha de escapar. La vida ya tiene sus cargas y por ello no hay que cargarles con la religión: y acompañándonos hacia Dios, cuyo amor incondicional nos va transformando, renovando nuestro corazón en ese compromiso sincero y cercano hacia los hermanos que nos necesitan, en especial, los más débiles y necesitados; si tiene a Dios Padre como fuente de felicidad y al Espíritu de Jesús como guía de sus pasos, sintiéndose amada, elegida, enviada hacia los hermanos
-Fuerte relación fe-vida
-Fe firme y constante de Comunidades aisladas, alejadas que la  habían conservado de padres a hijos, celebrar las fiestas con ellos. Fe flexible, acogedora, sin temores
Fe, espiritualidad popular,  
-Compartir, apreciar, apoyar, mayor fidelidad, atender, estar cercanos, compromiso sincero por la defensa y promoción de la dignidad de toda persona, comenzando por los más débiles y indefensos, escuchar clamores, ¿Qué me ha impactado?¿Qué hemos visto? ¿A quiénes? Mirar, practicar la escucha, No somos dueños de todo. No comprendemos todo, sin prisa sentir, recrear, cambiar, buscar, construir comunidad, salir para servir, Paz, justicia y fraternidad, abajarnos, empequeñecernos, acariciar las heridas; no mandar sino dirigir; acompañamiento y formación con autoridad no con poder. Jesús nos habla a través de las personas.
Ámbitos que necesitan del corazón de Cristo que quiere estar en esas miserias para redimirlas; despertar en nosotros el ser misericordia para nuestra gente de allí y de aquí
-Nos salvan, nos alegran los encuentros. Salir al encuentro de la persona concreta. Jesús es el que nos orienta. “¿Lo dejamos en el sagrario para que no salga?
-mantenerse plantado y arraigado junto a las verdaderas corrientes de agua (Palabra de Dios, Sacramentos y la Tradición de la Iglesia.
“Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece” (Fp 4,13)
Escuchados, animados y orientados. Si no cambiamos la cabeza no vamos a cambiar la mirada
-Nos compromete el Abba cuyo amor incondicional nos transforma el corazón.
Dios, amigo de la felicidad del ser humano…El hombre contemporáneo sólo se interesará por Dios si intuye que puede ser fuente de felicidad. Se nos olvida que el El. Es una respuesta a ese anhelo profundo de felicidad que habita en nuestro corazón” (Gabriel María Otalora
“Cuando me aproximo al que me necesita me estoy acercando al verdadero Dios.”
Sin oración, sin la apertura de corazón, la apertura necesaria para recibir el amor a Dios, la vida cristiana languidece y termina por secarse el corazón
-Miseri-cordia: poner corazón en la miseria y necesidad humana para dar algo más que un
 Sentimiento
- Creando el camino.
- Saberte y sentirte amada, elegida, enviada
-Servicio no por libre. Jesús es el que nos orienta
- La realidad es la que nos tiene que movilizar, es a la que Dios nos envió.
- Mirar y ver la realidad. Dime dónde estás parado y te diré lo que ves y lo que no ves.
 “ojos que no ven, corazón que no se enternece” No hay peor ciego que el que no quiere ver”
-          Educarnos la mirada para ver la realidad del mundo desde y con los ojos de nuestro Dios
-          Vaciar nuestros bolsillos de cosas superfluas y llenarlos  de rostros sufrientes a quienes les ha sido arrebatada su dignidad de personas e hijos de Dios.
-          Nuestro afán no esté en el tener sin en el afán de compartir, no sólo de lo que nos sobra
-          Acercarnos más frecuentemente al corazón de Cristo, dejarnos mirar por él, dejarnos habitar por su Espíritu, y en un encuentro entrañable, decirle: Tú eres mi única riqueza. Todo lo demás está puesto al servicio de tu Reino.
La primera Buena Noticia se da desde la vecindad, la amistad. Se dan cuenta que hay un Dios que forma parte de su historia. Hablar de Dios en las circunstancias cotidianas. En las circunstancias cotidianas de la vida uno aprende a hacerse cargo de la realidad. Dios ha tomado la Historia para salvar la Humanidad- La realidad es superior a las ideas, la realidad no se nos ha de escapar. La vida ya tiene sus cargas y por ello no hay que cargarles con la religión.
No hay precipitar nada, hay que tener paciencia histórica.
El misionero ha de ser hombre de oración. Tratando que fluya del ser suyo al tuyo y al contrario. Es el que se deja transformar por Jesús.
Dios no es el que se impone sino que ha bajado y ahí hemos visto su gloria. Así descubrimos un Dios débil, pobre, sencillo.
Cristo nunca intentó convertir a nadie, pero todos quedaban tocados.
              Hay que dejar salir a Dios cuando llame (Papa Fco.)
              Mi pretensión no ha de ser que se conviertan pues en ello también está Dios.