• "SÍGUEME"


    22 de enero: Jornada de Infancia Misionera 2017
  • INFANCIA MISIONERA


    Demos voz a los niños, son parte de la Iglesia y parte importante
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo
  • ¿CÓMO AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Con cerca de 17 millones de euros de ayudas enviadas y más de 2.700 proyectos atendidos
  • ¿CÓMO PUEDES AYUDAR?


    Tu donativo servirá para que miles de niños puedan llevar una vida digna

20 ene. 2017

LOS NIÑOS SUEÑAN CON SU FUTURO

Padre Juan Sanizo y Ángela Chicharro.  
Pronto celebraremos la jornada de la Infancia Misionera y eso nos hace pensar en cómo viven los niños a lo largo y ancho del mundo.
En Bolivia, más en concreto en Sacaba (Cochabamba), los niños y niñas viven realidades familiares y sociales, a veces complejas. Existe un gran número de familias desestructuradas, donde los niños viven, casi siempre, con su mamá y otros familiares como abuelos o tíos; pocas veces son los papas quienes asumen la responsabilidad de sus hijos. Las problemáticas que viven los padres y madres, principalmente el alcoholismo o la violencia, afecta directamente a los niños y niñas, viviéndose, en muchos hogares, situaciones de violencia física y abusos. También, tienen responsabilidades dentro del hogar como hacer la comida, lavar los platos, sacar agua, cuidad de sus hermanos menores… En la parte educativa, la gran mayoría de los niños, asiste a la escuela, pero no todos cuentan con los materiales necesarios para el día a día de la escuela ni para hacer sus tareas escolares.
Pero no todo son situaciones difíciles… los niños y niñas también tienen ilusiones y esperanzas. Como cualquier niño, sueñan con su futuro, un futuro donde muchos de ellos logran ser profesionales, estudiar en la universidad, tener su familia… A los niños y niñas, como a cualquier niño, les encanta jugar, ver películas, descubrir nuevas realidades, aprender cosas nuevas, conocer gente de otros lugares… En el programa en el que trabajamos, vemos como los niños y niñas se superan cada día. A pesar de que sus circunstancias no son siempre fáciles, son niños felices y desde su propia realidad intentan construir,  día a día, un futuro mejor y para ello se esfuerzan mucho y ponen lo mejor de si mismos, siendo un verdadero testimonio de superación personal.
Para compartirles la realidad de la Infancia Misionera en nuestra Parroquia San Pedro, le hemos pedido ayuda al Padre Juan Sanizo, responsable de la Infancia en la parroquia. Él nos cuenta:
“En el centro parroquial este año se ha reactivado la infancia misionera, puesto que desde hacía seis años este grupo desapareció. Contamos con la asistencia de 18 niños, que acompañados de cuatro animadores, a la cabeza del Pbro. Juan Sanizo, realizan distintas actividades con ellos, la temática con la cual iniciamos el grupo no es meramente doctrinal, puesto que ante las constantes propuestas de trabajo tratamos de formarlos primero con juegos, actividades, manualidades, oraciones y catequesis. Una de las dificultades de la mayoría de las familias que viven en la parroquia es la inmigración de los padres es en este sentido que la mayoría de los niños buscan "refugio", podríamos llamarlo así en algunas personas o grupos, es esta inquietud la que llevó a insistir nuevamente con la reactivación de este grupo. La respuesta de los niños durante este tiempo es positiva.
En otras comunidades de la parroquia como ser Chimboco, Linde y Tacoloma, los grupos de infancia han estado en constante formación y movimiento con diversas actividades, estas grupos son acompañados por las Hijas de la Caridad. Igualmente hay otro grupo, acompañado por la comunidad de las Hijas de la Iglesia, que también realizan encuentros, reuniones y actividades con los niños.
La ilusión que compartimos todos los grupos de Infancia Misionera de la Parroquia, es de conocer, amar y anunciar a Jesús con el testimonio de vida,  en alegría y servicio misionero. ¡De los niños del mundo, siempre amigos!
Como buena noticia y desafío, el 2017 a la parroquia le tocará la preparación de la Pascua del Niño, donde cada año una parroquia designada prepara este gran encuentro para todos los grupos de Infancia Misionera de la Arquidiócesis, donde se recibe una gran cantidad de niños y niñas de otras parroquias. Esto supondrá mucho trabajo de preparación y coordinación con todos los grupos de Infancia de la Parroquia, pero también es una enorme alegría poder recibir a tantos niños y niñas misioneros”


.

16 ene. 2017

LA INFANCIA MISIONERA, UNA FIESTA PARA LA REFLEXIÓN DE LOS MAYORES.

D. Gerardo Melgar Viciosa. Obispo de Ciudad Real 


“Sígueme”, es el eslogan de esta jornada de la Infancia misionera de este año Una jornada dirigida fundamentalmente a concienciar a los niños  de que el Señor les llama a seguirle, y de lo importante que es la ayuda recíproca entre los niños de todo el mundo.
         Los niños vivirán y aprenderán desde muy pequeños la importancia de esta solidaridad, si tienen  alguien que les ayude a descubrir la hermosura de saber compartir con aquellos otros niños más desfavorecidos de nuestra sociedad actual no solo lo material, sino también su propia fe, como un bien que es precioso para ellos y tiene que serlo también para tantos y tantos niños que aún no conocen a Jesús ni se han encontrado con Él.
         Se trata de un proceso con cuatro etapas importantes y sucesivas: “buscar a Jesús”, “encontrarse con Él”, “ seguirlo” y “hablar de Él a los demás”, pero para hacer este recorrido, los niños necesitan de alguien que les ayude a buscarlo, descubrirlo, seguirlo y comunicarlo.
         Nosotros observamos una sociedad donde Dios y la fe no se valoran, cuando contemplamos las familias y comprobamos que, casi sin darnos cuenta, se han ido paganizando y ya no se  transmite a los hijos la riqueza de la fe, porque los padres ni buscan, ni encuentran, ni siguen a Jesús y su mensaje, ni hablan de Dios ni de la fe en Él a sus hijos.
         Por eso,  he querido poner este título a esta reflexión  de hoy: La infancia misionera, una fiesta para la reflexión de los mayores, porque somos los mayores los que tenemos que transmitir la fe a los pequeños. Sin esta transmisión de padres a hijos, es muy difícil que el niño busque, valore y viva su fe ni de niño ni cuando sea adulto, precisamente porque no ha tenido una experiencia de la misma en su propia vida familiar.
         La familia debe ser la primera escuela de fe para los hijos,  en la que aprenden a conocer, valorar y vivir la fe. Es en la familia en la que se le enseña a tener una “cosmovisión creyente”, es decir, una visión del mundo, en el que Dios está presente como creador, en la que Cristo aparece como el verdadero salvador del ser humano, que se encarna, haciéndose uno como nosotros, que muere por amor al hombre y resucita para vencer definitivamente la muerte y que el hombre no esté destinado para siempre al fracaso y a la condena, sino a la vida eterna.
         Es en la familia donde el niño tiene su primera experiencia de oración, de gratitud hacia Dios que le ayuda y de dirigirse a Él porque lo necesita. Es en la familia donde los niños aprenden a querer a los demás porque así se lo pide Jesús, a ser solidarios porque los demás son hijos de Dios y hermanos nuestros, a preocuparse porque los demás niños conozcan y tengan a Jesús como el “gran amigo”  
         Hemos de recuperar el sentido y la  creyente de nuestras familias.
         Los padres queréis lo mejor para vuestros hijos y sin embargo muchos padres actuales, al no transmitirles la importancia y vivencias de la fe a sus hijos, les estáis privando de algo tan importante como que encuentren verdadero sentido a la vida
         Si queremos que los niños vivan en todo su significado esta jornada de la Infancia Misionera, como un momento especialmente significativo para ellos, necesariamente tenemos que recuperar en nuestras vidas de adultos, nuestra inquietud por “buscar al Señor”, “encontrarnos con Él”, “seguirlo personalmente” como verdaderos discípulos de Cristo y  “enseñar y hablar” de Él a los demás.
          
         FELIZ JORNADA DE LA SANTA INFANCIA PARA TODOS



11 ene. 2017

MENORES MIGRANTES VULNERABLES Y SIN VOZ. RETO Y ESPERANZA.

Mensaje de Papa Francisco en la Jornada Mundial del Emigrante  y  del Refugiado
«El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado» (Mc 9,37; cf. Mt 18,5; Lc 9,48; Jn 13,20). Con estas palabras, los evangelistas recuerdan a la comunidad cristiana una enseñanza de Jesús que apasiona y, a la vez, compromete. Estas palabras en la dinámica de la acogida trazan el camino seguro que conduce a Dios, partiendo de los más pequeños y pasando por el Salvador. Precisamente la acogida es condición necesaria para que este itinerario se concrete: Dios se ha hecho uno de nosotros, en Jesús se ha hecho niño y la apertura a Dios en la fe, que alimenta la esperanza, se manifiesta en la cercanía afectuosa hacia los más pequeños y débiles. La caridad, la fe y la esperanza están involucradas en las obras de misericordia, tanto espirituales como corporales, que hemos redescubierto durante el reciente Jubileo extraordinario...."
http://www.conferenciaepiscopal.es/jornada-mundial-del-emigrante-refugiado-2017/

28 dic. 2016

DIOS ES UN "SINTECHO"

Ramón Cazallas. Misionero de la Consolata.
Querida Familia e amigos:
Os extrañará el título de esta felicitación. Acabamos de celebrar la Navidad con cien personas que son “sintecho”. Desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche ha estado en nuestra casa. Ayudados por un buen grupo de voluntarios que los han entretenido, con cantos, juegos, rifas y otras cosas y otros entretenimientos.
Para muchos de ellos han tenido tres comidas en un día y han estado con techo. Ha sido una verdadera Navidad. Hemos hecho todo lo posible  para que se sintieran en casa y lo hemos conseguido. Se veía en las lágrimas que brotaban cuando se despedían.
Entre ellos hay mucha fraternidad y amistad. Me recuerdan a nuestro Padre Abrahán que contaba estrellas todas las noches. Para ellos el cielo es su techo mientras esperan un trabajo, una habitación, un médico, una asistente social, etc.
Todos los viernes y domingos, por la noche, salimos por las calles del centro de Oporto para llevar cena y algo caliente. Yo no di todavía ni un café. Me dedico a hablar con ellos, interesarme por sus vidas. Necesitan amistad, cercanía, que alguien los escuche. Os aseguro que sus vidas son muy  complicadas en sus orígenes y, al mismo tiempo, sencillas en el presente. Nunca escuché en mi vida ciertas situaciones y la alegría de ser escuchados por un cura. Poco a poco se van abriendo cuando palpan el cariño con que son tratados. Una noche, cuando terminábamos de repartir, uno de ellos paró a todos y gritó: “Gente, quien ha dicho que Dios no existe, está aquí en estas personas, está presente y nos cuida como Padre amoroso”.
Creo que en estas personas está la misión “ad gentes”, son las periferias existenciales de las que habla el Papa Francisco. Y están en el centro de la ciudad donde siempre pueden pescar algo.
La seguridad es máxima por parte de ellos e indirectamente, por la policía que hace, de vez en cuando, rondas buscando a algunos o algunas.
         Dos veces por semana es Navidad para los “sintecho”:
          Para Julia que come algo caliente.
         Para Alberto que estrena zapatillas.
Para María y Antonio que han encontrado un techo en una casa en ruinas.
Para Isabel que ha contado al cura su vida callejera y quiere salir sí o sí.
Para Vera que ha dejado dos hijos en Madrid.

         Cruces y Luces para estas personas que dejan de contar  estrellas cuando encuentran una salida. La encontrarán? No depende sólo de ellos. Depende en buena parte de los grandes de este mundo, del salvaje capital y de los que fueron elegidos para servir al pueblo y luego resulta que se sirven del pueblo.

FELIZ NAVIDAD PARA TODOS
           Y QUE EL NIÑO DIOS NOS COLME DE TERNURA.
         Un abrazo de hermano y fraterno para todos.
                                      Ramón

16 dic. 2016

¡FELIZ NAVIDAD!

 Este ha sido el christma ganador en nuestra Delegación. Con el felicitamos a nuestros misioneros y deseamos a todos una ¡FELIZ      NAVIDAD!. 
Que 2017  sea un año donde reine LA PAZ Y LA JUSTICIA.


Enhorabuena a Adriana Ruiz Osuna de Puertollano. 




15 dic. 2016

SIRVIENDO EN FAMILIA A LA MISIÓN


Damián Díaz. 
Han querido nuestros hermanos del IEME entroncar este año su campaña en la Exhortación Postsinodal del Papa Francisco “Amoris Laetitia”, dando una vez más protagonismo a los segundos destinatarios de la Campaña: Los catequistas de misión, que, como dice el lema, sirven en familia a la misión. Ellos tienen sus familias, a las que involucran en su compromiso evangelizador, cuando se preparan, cuando tienen que desplazarse para atender a la comunidad cristiana en otros poblados o poblaciones, cuando alternan sus responsabilidades familiares con el servicio de la Palabra.
Yo añado que los Misioneros del IEME nos dan también ejemplo cuando trabajan y misionan como una familia, donde todos colaboran en la tarea común y en el proyecto compartido.
A la vez que nos están invitando también a que nuestras familias, aquí, en nuestras parroquias, sean evangelizadoras y se sientan corresponsables de esa Iglesia en salida que tiene que llegar a los más alejados de nuestras poblaciones así como a los últimos rincones del mundo.
Buena ocasión para sentirnos unidos a nuestros hermanos sacerdotes diocesanos, algunos procedentes de Ciudad Real, que están haciendo realidad la naturaleza misionera de nuestras diócesis, sintiéndose enviados y apoyados siempre por nosotros.

Que no les falte nunca nuestro apoyo moral, espiritual y económico en sus tareas misioneras.