• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

26 nov. 2012


Bajo el lema “Con los niños de Europa, acogemos a todos como Jesús”, que inicia la Campaña de la Infancia Misionera del presente curso, se han reunido en Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1.542 niños, padres y catequistas, y casi un centenar de voluntarios, para celebrar el IV Encuentro Diocesano de Infancia Misionera.
Los niños y sus acompañantes comenzaron a llegar a Calzada hacia las 10 de la mañana, y después de recoger las pañoletas que les encuadraban en uno u otro de los cinco continentes, según los colores de la Infancia Misionera, se reunieron todos en la plaza de la localidad, donde se dio la bienvenida a los niños de los 40 pueblos según su procedencia, y se inició el encuentro con una oración y palabras de bienvenida de la teniente de Alcalde la Calzada y del Delegado de Misiones.
 A continuación, disfrutaron durante la mañana del recorrido de cinco talleres, ubicados en sendos espacios de la localidad identificados con alguno de los cinco continentes: Se trataba de aprender y participar en la experiencia de fe que distingue a estos continentes: En Asia vivieron la fe como oración; en Oceanía, la fe como comunión en la diversidad de islas; en África, la fe que origina y sustenta la vida; en América, la fe como compromiso; y en Europa, la fe como acogida y compartir.
Nos reunimos todos para comer el bocadillo en el parque Reina Sofía, donde a continuación un grupo de scouts animaron la sobremesa con danzas y juegos.
Desde aquí nos desplazamos, siempre acompañados con las canciones de la Infancia Misionera, al pabellón municipal, donde D. Antonio Algora, obispo de Ciudad Real, presidió la Eucaristía, concelebrada por D. Anastasio Gil, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias, y una veintena de sacerdotes venidos de toda la diócesis.
A las 5 de la tarde comenzábamos el regreso, dispuestos a dar testimonio de nuestra fe en nuestras comunidades parroquiales, y a ayudar a todos los niños del mundo para que puedan conocer a Jesucristo y lleven una vida digna de hijos de Dios.