• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

18 feb. 2013

LA RENUNCIA DEL PAPA VISTA POR LOS JÓVENES CRISTIANOS DE MALI.


P.Manuel Gallego. Mali 
El periódico L’Aube de Bamako, Mali, ha entrevistado al misionero Manuel Gallego, de los Padres Blancos, y a un grupo de jóvenes cristianos sobre la renuncia del Papa Benedicto XVI:
Badi Aristide, un estudiante universitario, afirmó que “la dimisión del Papa creo que es un buen gesto, no tiene mala intención al renunciar a su cargo. Es una persona ‘llena’ de sabiduría; ha reflexionado y ha visto que no tiene ya fuerza para llegar al final de su misión. Su decisión es de alabar, vista su edad y las pesadas cargas que tiene que soportar. Es un ejemplo a seguir, ya que nuestro mundo es muy complejo y hay muchos problemas y si no puede llevar todo eso, es mejor dejarlo antes de que las cosas vayan a peor”.
Boniface Konate, otro chico universitario señalaba en la entrevista a L’Aube que “la dimisión de Benedicto XVI ha sido una gran sorpresa para todos, pero para mí es una decisión que se justifica; ya que la decisión viene de él mismo y con el peso de su edad, no es fácil de llevar su carga pastoral como debe hacerse”.

Márcele Kango, farmacéutica, del coro parroquial “Cristo Rey”: “Ha sido un gran choque para mí, cuando me he enterado de la noticia; no creía que el Papa pudiera dimitir. También pensaba que con todo lo que pasa en el mundo, si la Iglesia no comienza también a zozobrar y no va a llevarse un fuerte palo con esta dimisión. Una vez pasada la emoción de la noticia, me he informado mejor y he comprendido que vista su edad ya no podía asumir correctamente sus cargas y con 86 años también es difícil viajar para animar el pueblo de Dios extendido por toda la tierra. También he comprendido que el Papa quisiera dimitir; ahora lo que deseo es que lo más rápido posible la Iglesia nombre un nuevo Papa y que sea más joven para que no vivamos de nuevo el choque de la dimisión. Parece ser que son los cardenales, los que se reúnen para elegir un nuevo Papa; nosotros vamos a rezar para que sea un Papa que pueda asumir durante mucho tiempo su carga pastoral y para que la Iglesia, que es una de las raras instituciones que permanecen de pie, pueda ser ella misma”.
Otro joven universitario, André Zerbo, también del Coro Parroquial Cristo Rey, afirma que “su edad avanzada y los problemas que han sacudido a la Iglesia estos últimos años, son las razones que me llevan a decir, que su dimisión, aunque no sea bienvenida en este tiempo de Cuaresma, me parezca razonable; ya que si alguien no puede llevar su carga, es mejor que pase la antorcha a otra persona. Es verdad, ha sido una gran sorpresa, no me esperaba eso, pero la vida es así”.
También da su opinión en esta entrevista, Zoé Dembélé, Secretaria de dirección en el Instituto Francés de Bamako: “Cuando me he enterado de la noticia, estaba sorprendida, era algo extravagante; me quedé muy perpleja con respecto a la noticia; solamente cuando vi el telediario de las 20 horas y que Mons. Jean Zerbo, Arzobispo de Bamako, nos explicó las causa de su dimisión: su fatiga psicológica, su espíritu y su edad que no seguían ya el movimiento y la turbulencia actual; ya no estuve en contra ni tampoco decepcionada, ni sorprendida y me digo que es normal dimitir si no te sientes capaz de continuar, aunque seas el más grande representante de la Iglesia y de Cristo, ante todo eres un humano. Físicamente, cuando no se puede, no se puede; moralmente, cuando no se puede, no se puede; así pues, pienso que es una sabia decisión”.
Por su parte, el misionero español, padre Manolo Gallego, de los Padres Blancos, que ejerce su misión en la Parroquia-Catedral Sagrado Corazón de Bamako, afirmaba en dicho periódico: “Creo que el Papa en alguna que otra entrevista y en algún que otro libro ya nos había preparado a tal decisión: si no puede llevar ya con toda tranquilidad la barca de la Iglesia, la responsabilidad de toda la Iglesia Católica es mejor que deje a otro hacerlo. Pero es verdad que ha sido una sorpresa y nadie se lo esperaba. Personalmente pienso que era una gran carga para él de ocuparse de toda la Iglesia; sobre todo que este año es el ‘Año de la Fe’ y hay grandes acontecimientos que se preparan, viaje a Brasil, etc. Hay que decir que han sido 8 años con muchas alegrías (encuentros, sínodos, viajes pastorales por todo el mundo) y con muchas penas, citemos: la conferencia sobre el Islam que mucha gente había mal interpretado y que dio lugar a numerosas manifestaciones en el mundo entero; todo el asunto de los sacerdotes pedófilos, las filtraciones de documentos secretos del Vaticano a la prensa y el encarcelamiento de su mayordomo… verdaderamente el Santo Padre ha tenido que soportar cargas muy pesadas humanamente y afectivamente; aunque tengamos la inspiración de Dios y seamos el representante de Cristo en la Tierra, somos humanos. Esta decisión interviene en un momento en que la Iglesia está creciendo por todas partes, mientras que en Europa constatamos que poco a poco la gente pierde la fe y esto creo que es un gran sufrimiento para el Santo Padre. Hay que rezar, ya que para mucha gente es duro porque pensaban que un Papa es para toda la vida; para mí, Benedicto XVI ha tenido el coraje de renunciar ya que ha visto que sus fuerzas le flaqueaban para cumplir con su misión. Creo que es una cosa buena para Iglesia y servirá de ejemplo a muchos obispos, políticos, dirigentes… para que todos comprendamos que en un cierto momento de la vida hay que dejar el puesto; ya que el poder es el poder, e incluso a nivel religioso, podemos tener la tentación de no querer dejarlo. En resumen, pienso que la decisión de Benedicto XVI es un buen ejemplo para toda la humanidad”.