• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

18 mar. 2013

ADOLFO NICOLAS: "ABRE PARA LA IGLESIA UNA ETAPA LLENA DE ESPERANZA"


El padre general de los Jesuitas, el palentino Adolfo Nicolás.
Manifestó  en una comunicación oficial que la elección como nuevo Papa, del cardenal Jorge Mario Bergoglio S.J., «abre para la Iglesia una etapa llena de esperanza» y dio «gracias a Dios por ello, en nombre de la Compañía de Jesús».
El palentino, conocido como el Papa Negro aseguró que «todos los jesuitas acompañamos con la oración a este hermano nuestro y le agradecemos su generosidad para aceptar la responsabilidad de guiar la Iglesia en un momento crucial».
Nicolás hizo referencia además a la nombre elegido por el argentino para sentarse en la Silla de Pedro. «El nombre de Francisco con que desde ahora le conocemos, nos evoca su espíritu evangélico de cercanía a los pobres, su identificación con el pueblo sencillo y su compromiso con la renovación de la Iglesia». 

Igualmente, el superior de los Jesuitas destacó del que hasta hace unos días fue su subordinado en la Orden que «desde el primer momento en que se ha presentado ante el pueblo de Dios ha dado testimonio de modo visible de su sencillez, su humildad, su experiencia pastoral y su profundidad espiritual».
Adolfo Nicolás tomó para finalizar su discurso varios textos de la Compañía de Jesús. «Es rasgo distintivo de nuestra Compañía ser un grupo de compañeros (...) unido con el Romano Pontífice con un vínculo especial de amor y servicio (NC 2, n. 2). Por ello, compartimos la alegría de toda la Iglesia al tiempo que deseamos renovar nuestra disponibilidad para ser enviados a la viña del Señor, conforme al espíritu de nuestro voto especial de obediencia, que tan particularmente nos une con el Santo Padre (CG 35, D.1, 17).