• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

15 mar. 2013

CARTA ABIERTA AL PAPA,FRANCISCO I

P. Pedro Jaramillo Rivas. Guetemala 
Santidad!
Déjeme que le diga que me resulta extraño llamar a un Papa “Francisco”. Estábamos acostumbrados a otros nombres papales. Pero, por algo es usted el primero en la historia: El primero en llamarse Francisco, el primer papa latinoamericano, el primer jesuita, elegido Sucesor de Pedro…
Le escribo, Santidad, desde América Latina. Un día, va a hacer ya ocho años, me vine a acompañar y a ser acompañado por esta Iglesia latinoamericana, en uno de sus lugares más bellos: Guatemala. Por mi tierra de origen, La Mancha, algunos pensaron que hacía una “quijotada”. Pero le digo que no encontré aquí los fantasiosos molinos de viento para luchar contra ellos, como lo hiciera aquel mi ilustre paisano. Encontré a gentes cercanas, ansiosas de una vida distinta, esperanzadas en que “otro mundo es posible”, aunque no atinen a formular ni el cómo ni el cuándo esto sucederá. Me encontré inmerso en una, muchas veces, no expresada esperanza.
Una esperanza que, hoy, ha recibido un nombre, cuando un Jorge Mario se ha convertido en un Francisco primero. El nombre que usted ha elegido, Santidad, es todo un signo.
Es verdad que, en su itinerario espiritual, lo han acompañado dos grandes Franciscos: Francisco Javier y Francisco de Borja. Pero, no sé por qué, pero todos pensamos que su mente se ha ido tras el Francisco de Asís. Quizás usted mismo algún día nos lo diga. O, también sin decirlo, podamos leer en sus palabras y gestos, en todo su estilo de vida, que su nombre no es un simple sonido, que tiene un sentido, que es programa y es camino. Su primera llamada a la fraternidad entre todos, tiene ya un sabor “franciscano”. Arranca de Cristo, que derribó los “muros” que aíslan y nos encierran. Pero, tuvo en Francisco un insigne pregonero. Tan total y tan fuerte que hermanó no sólo a los hombres; también lo creado lo acogió y lo acercó con una dulzura de hermano.
Desde hoy, el Continente de la Esperanza ha encontrado un asidero nuevo. Es usted, Santidad. El Espíritu ha cruzado finalmente el Océano. Y vino a posarse en estas tierras benditas que acogen a tantos creyentes en Cristo. Entre bromas, en su saludo, usted mismo decía que los cardenales habían ido a fijarse hasta el confín de la tierra. Pero nunca mejor hemos entendido nosotros que es el Espíritu el que donde quiere sopla. Es verdad, sin embargo, que esta vez ha soplado a su gusto. Como en la historia todos lo han sido, usted, Santidad, será el Papa de todos y para todos. Pero, también lo sabemos: la forja de nuestras personales historias echa raíces en nuestras tierras concretas. Y configura miradas al mundo, teñidas de experiencias muy cercanas. ¿Podrá su mirada enseñarnos a ver nuestro mundo y nuestra Iglesia, a sentir nuestra historia y a vivirla por todos desde los pobres masivos, desde las víctimas de la violencia? ¿Seremos todos capaces, a través de su mirada, de reparar en la injusticia invasiva, con deterioros tan grandes que borran la imagen misma de Dios en los rostros concretos de las mayorías empobrecidas en éste, su Continente de origen?
Como, hoy, han hecho muchos, también yo he procurado acercarme a alguno de sus escritos. Y ha caído en mis manos una hermosa homilía que usted pro-nunciaba en Buenos Aires en un Encuentro de Pastoral urbana, en el último septiembre ¡Cómo me ha ilusionado su idea del Dios cercano, del Dios que se aproxima, del Dios que se hace uno del pueblo… Y hablaba usted, Santidad, no de una cercanía metafísica, sino de una cercanía concreta, como la de Jesús, que usted mismo describía de una manera castiza: “Jesús estaba en la cosa”. Jesús, decía usted, no hizo proselitismo, acompañó. Usted sabe, Santidad, cuánto necesitamos que esa experiencia de Dios tome cuerpo en nuestra América Latina: “el Dios del encuentro y el Dios que pone al pueblo en el camino del encuentro”. Y afirmaba usted la necesidad que tenemos de una “cultura del encuentro que nos hace hermanos e hijos y no socios de una ONG o prosélitos de una multinacional”. Y terminaba usted exclamando: “¡Cercanía: ésa es la propuesta”! ¡Cómo me resonaba, hoy, esa propuesta, en la llamada a la fraternidad universal que nos hacía en su primer saludo como Francisco I!
Como buen transmisor de la fe, Su Santidad ha sabido enseñarnos, ya desde su primer encuentro, no sólo con las palabras, sino también con los gestos. Le digo de corazón: he sentido una profunda emoción cuando, antes de bendecirnos, ha pedido usted que fuera su ya pueblo universal el que pidiera, primero, al Señor, la bendición para usted. Que, siempre, Dios diga-bien de usted, Santidad y que, siempre, pueda decir-bien de nosotros. Que lo bendiga y que nos bendiga.
Viéndolo en el balcón de la Basílica, sencillo, emocionado, acogedor, cercano, orante… Guatemala se ha sentido bendecida. He podido percibir en los rostros de la gente un real asomo de esperanza ¡Claro que expresaban la alegría de que usted, Santidad, sea latinoamericano! Pero, créame que no se gozaban por una especie de malentendido orgullo. Más bien nos ha invadido a todos el gozo de la cordial cercanía. “Sabemos que el Papa es de todos y lo será para todos –me decían - , pero estamos muy contentos de que Dios haya escogido el regalo para todos de uno de nuestras tierras. En él, todos nos percibimos un poco más entregados al mundo”.
Santidad, sabemos que no le va a ser tan fácil. Pero, a imitación de Jesús, con sus propias palabras en aquella misma homilía, como arzobispo de Buenos Aires, le queremos recordar que “Jesús estaba en la cosa”. Hoy, mucha gente también me ha dicho: “yo le quisiera decir al Papa que jamás se sienta solo. Que todos rezamos por él”. Y pensaba yo en los Hechos de los Apóstoles, cuando Pedro habla de Jesús: “…la cosa empezó en Galilea”… y me decía: “Para Francisco I, la cosa ha comenzado en Roma” Hago mía la súplica final de aquella su homilía del último septiembre: “Que Dios nos conceda esta gracia de la cercanía, que nos salva de toda actitud empresarial, mundana, proselitista, clericalista… y nos aproxima al camino de Él: caminar con el santo pueblo fiel de Dios” De corazón: ¡Buen camino, Santidad!