• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

15 abr. 2014

"MISIONEROS POR VOCACIÓN".


Damián Diaz Ortiz
Delegado de Misiones 

El próximo 27 de abril, Domingo de la Misericordia, serán canonizados en Roma los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II. Providencialmente, ese domingo es el último del mes de abril, que fue establecido por la CEE como fecha en que cada año se celebrará la Jornada de las Vocaciones Nativas. Esta coincidencia, nos da pie a contemplar e imitar el espíritu misionero de los dos nuevos santos de la Iglesia.
Angelo Roncalli trabajó siendo sacerdote en la Obra de la Propagación de la fe, y dedicó posteriormente gran parte de su ministerio a la vida diplomática, lo que le permitió conocer de cerca distintas realidades extraeclesiales y misioneras. Esta experiencia aquilató su espíritu misionero de modo que, ya Juan XXIII, dedicaría una de sus encíclicas a la tarea misionera de la Iglesia: “Princeps Pastorum”, donde dedica una buena parte a la consideración de las vocaciones que Dios suscita en los ámbitos de la misión ad gentes.
El prolongado pontificado de Juan Pablo II le permitió recorrer varias veces todo el mundo, como gran evangelizador, misionero entre los misioneros, otorgándole un gran conocimiento personal de los territorios de misión. Él mismo comentará: “Durante mis visitas pastorales a las Iglesias locales, es para mí motivo de alegría reunirme con los sacerdotes y seminaristas, los religiosos y religiosas provenientes de estas comunidades”. Su encíclica misionera, “Redemptoris Missio”, continúa siendo referencia para la tarea evangelizadora de la Iglesia. Y en diversas ocasiones demostró su alegría e interés por las vocaciones sacerdotales y religiosas de las jóvenes comunidades cristianas, “que son esperanza para el futuro de la Iglesia”.

Como ellos, también nosotros queremos apoyar las vocaciones nativas, a través de la Pontificia Obra de San Pedro Apóstol, para que no se pierda ni uno solo de aquellos a quienes Dios llama.