• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

26 nov. 2014

FIESTA MISIONERA EN DAIMIEL.

Casi dos mil niños y acompañantes se reunieron el pasado 22 de noviembre en Daimiel, convocados por la Delegación Diocesana de Misiones de Ciudad Real, en una jornada festiva y misionera, con el lema “Yo soy uno de ellos”, que inicia de este modo entre nosotros la Campaña de la Infancia Misionera.
Los niños, procedentes de más de cuarenta pueblos de nuestra diócesis, llegaron a Daimiel alrededor de las 10 de la mañana, y fueron acogidos en la plaza del pueblo con cantos y alegría.
Después de la oración y las palabras de bienvenida, repartidos en cinco grandes grupos identificados con los colores de los cinco continentes: El amarillo de Asia, el Verde de África, el rojo de América, el azul de Oceanía y el blanco de Europa, pasaron por todos y cada uno de los cinco talleres preparados para conocer mejor la vida de los niños del mundo, rezar por ellos, sentirse unidos a ellos, escuchar testimonios misioneros, y conocer mejor el decálogo del niño misionero.
Con todo esto se nos fue haciendo un poco tarde, y pasadas las dos y media dábamos buena cuenta de los bocadillos que habíamos traído de casa, para pasar a continuación al Pabellón Ferial, donde nuestro Obispo, D. Antonio, nos presidió la Eucaristía, concelebrada por una veintena de sacerdotes que acompañaron todo el tiempo a nuestros niños.

Rebosantes de gozo y esperanza, regresamos todos a nuestras localidades, con el compromiso de continuar interesándonos por los misioneros, y por los niños con los que comparten su vida, a quienes nosotros podemos ayudar, y de quienes podemos también aprender muchas cosas para ser mejores cristianos y hermanos. Y quizá también con la pregunta latente en nuestro corazón: ¿podré también yo marchar un día a las Misiones, para ayudar a los niños del mundo?