• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

27 dic. 2014

SI JESÚS VINIERA HOY...

REVISTA GESTO.
Si naciera Jesús hoy en Belén, ¡menudo lío! Belén hoy está pegadito a la Franja de Gaza, o sea, cerca de una frontera entre árabes y judíos. Con mucha frecuencia se escucha allí el explotar de las bombas, el reventar de las casas y el ruido infame de los tanques.
Si Jesús viniera ahora al mundo, San José y la Virgen deberían buscar otro sitio más seguro. Pero, no. Se han quedado ahí. Veis en la portada que hemos colocado el portal en medio de un barrio destrozado por la guerra. Los únicos que están totalmente nuevos son Jesús, María y José.
-Pero pueden verse metidos en un tiroteo.
-Pues sí. Pero no tienen miedo. A Jesús en la misma misa de la Nochebuena se le llama “Príncipe de la paz” y con todo derecho. Nunca guerreó. Si el 24 de diciembre volviera Jesús a Belén, sería como cuando un buen compañero se mete entre dos chicos que se están pegando. Casi seguro que se lleva algún golpe, pero los separa. La guerra le parece fatal. Cuando Jesús se hizo un hombre se pasó el tiempo diciendo a unos y a otros que de matarse nada; que lo más importante era quererse. Él curaba a los que se lo pedían sin mirar si eran buenas o malas personas. Curaba y no cobraba. 
Más todavía: Seguro que recordáis lo que los ángeles cantaron a los pastores la noche de Navidad “Gloria a Dios en las alturas y PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES que ama el Señor”. Los cristianos somos gente de paz. Lo que anuncian los misioneros por el mundo es que Jesús ama a todos; a todos.
Y me queda una cosa que deciros. Ved la portada de este número: unos chicos como vosotros están recogiendo las armas a los soldados. Es malo que los mayores guerreen, pero es mucho peor que, en algunos lugares del mundo, armen a los niños con metralletas y los enseñen a matar. ¡Qué burrada!
Con motivo de la Navidad os invito a deciros a vosotros mismos: “NO QUIERO SER ENEMIGO DE NADIE; QUIERO VIVIR EN PAZ Y AMAR AL MUNDO ENTERO, COMO HIZO JESÚS”.