• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

24 nov. 2015

"LOS NIÑOS CON SU ESPONTANEIDAD LO HACEN TODO MAS FÁCIL"

... "a su manera atienden bien y se dan cuenta de la profundidad que tiene hacerse cargo de los problemas de la vida y de que se le puede decir a nuestro Padre Dios que nos eche una mano".

Estas son las palabras de nuestro Obispo Don Antonio.

Más de 2000 participantes nos reunimos  el pasado sábado en Alcázar de San Juan para celebrar el VII Encuentro de Infancia Misionera. Con el lema “Gracias”, la jornada se celebró en un ambiente alegre y festivo, que acercó a los niños el trabajo de los misioneros.
La acción fundamental de los misioneros es llevar a Dios por el mundo, transmitiendo el Evangelio y congregando a las comunidades en torno a Jesucristo. De este modo, los más de 2000 niños que celebraron el pasado 21 de noviembre su jornada en Alcázar, ya actuaron como verdaderos misioneros, repartiéndose por continentes para hacer los grupos y agradeciendo la labor de la Iglesia por todo el mundo.
Las iglesias de Santa María, Santa Quiteria, Santísima Trinidad y el Colegio Jesús Ruiz fueron los escenarios de la jornada, donde fueron llegando los niños desde la Plaza de España. Con mochilas de colores se distribuyeron grupos de niños por continentes, trabajando después en torno a sus peculiaridades, situación geográfica, población, países, etc.. Además, recibieron el testimonio de dos misioneros.

Como siempre, el acto más importante del día fue la Eucaristía, que llenó el pabellón Antonio Díaz Miguel. Presidida por el obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, la palabra gracias estuvo tanto en sus palabras como en la decoración del altar. Los cantos, bailes y el silencio ejemplar de los niños durante la celebración fueron el cierre a una jornada en la que la evangelización y la infancia son lo más importante.