• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

18 oct. 2016

"EL SEÑOR NO SE CANSA DE LLAMAR!.

Hna. Ana Luisa Segoviano.   Religiosa Trinitaria de Valence en Perú.
“SAL  DE  TU  TIERRA “
Estas palabras de Dios a Abraham “Sal de tu tierra…” en mi también resonaron hace ya más de 50 años y como Abraham me fui de mi tierra un poco a la aventura ( en los 60 era una verdadera aventura ) con un sueño de otras gentes, otras tierras, primero a Francia para la  formación, el idioma  para poder compartir en la Misión AD GENTES.
Después de 5 años en periodo de formación, de nuevo: ¡“Sal de tu tierra”¡ y entonces fue esa tierra, esas gentes que sentía era el origen de mi vocación, salí para  África Ecuatorial, el Gabón primero 17 años y Camerún después donde instalé mi tienda compartiendo ilusiones y alegrías (alguna pena también) pero dominando la alegría de anunciar el evangelio. Una alegría que se nos regala, como dice el Papa Francisco en  LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO
Casi 20 años después, con un paréntesis de un año en Colombia, regreso a mi pueblo de Alcázar donde la misión y la alegría continuaron  pues fueron años de conocer y trabajar como misionera con los GAM, campamentos misioneros, encuentros etc. colaborando con la Delegación de Misiones de Ciudad Real 
El señor no se cansa de llamar… ¡Sal de tu tierra¡ de nuevo hacia tierra Africana esta vez  Camerún ¡qué bonita misión¡ Sobre todo cuando se empieza de casi cero y ves crecer el grano y dar fruto. Creí era tiempo de levantar mi tienda, ya casi  50 años después de esa primera llamada y salida de mi tierra manchega. Pero de nuevo se oyó el SAL DE TU TIERRA y a pesar de los años salí de nuevo esta vez al Nuevo Continente, al Perú una nueva experiencia diferente y extraordinaria, la tarea de la EVANGELIZACIÓN.
Aquí en Perú es la nueva Evangelización, un compartir nuestra fe. Son una misma  Iglesia con realidades diferentes, pero se siente siempre ese Cristo que vive en las comunidades cristianas.

 ¿Qué deciros paisanos manchegos? Que ojala y oigáis ese SAL DE TU TIERRA que el Dios de Abraham sigue pronunciando y con esa alegría que nos procura la fe. Y como dice una vez más el Papa Francisco “SALGAN a buscar… perdemos 99 ovejas y solo se nos ocurre abrir la puerta de la iglesia a ver si vuelven!”  Que cojáis el cayado, calcéis las sandalias o más bien las zapatillas y la mochila y ¡vénganse pa ca¡ que merece la pena.