• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

3 jun. 2011

"ID POR EL MUNDO ENTERO...."


Amadeo Puebla Rodríguez
Sacerdote de la diócesis de Ciudad Real y miembro del IEME.

En los Hechos de los Apóstoles 1,8, se dice: “hasta los confines de la tierra” y el Decreto sobre la actividad misionera del Vaticano II “Ad gentes”, dice: "plenamente que su vida está consagrada también al servicio de las misiones", aunque se refería el decreto a los sacerdotes, realmente esa invitación se puede extender a religiosos y laicos por igual, ya que todos los cristianos somos miembros del único Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia y toda comunidad cristiana es misionera por su propia naturaleza, todos los bautizados somos misioneros y es desde ese sacerdocio común somos para el mundo, somos católicos.
El envío "ad gentes” de una Iglesia local, doméstica, diocesana, de algunos de sus hijos e hijas, como misioneros diocesanos, es un gesto de generosidad responsable, de solidaridad fraterna, de enriquecimiento y fecundidad en la donación, de comunión entre Iglesias, e incluso signo de la única fe entre los cristianos. Y es que ser o propiciar francotiradores espirituales o eclesiales, no es propio de nuestro ser Iglesia, y aún menos de una Iglesia que por naturaleza es misionera. Podemos caer en la tentación fácil, debido a la escasez de vocaciones de hacer de nuestras iglesias diocesanas “ghettos”, o realidades eclesiales amuralladas, olvidando que la semilla de la generosidad responsable siempre da frutos abundantes en número, pero también, y sobre todo, en calidad y caridad espiritual en las comunidades que lo practican.
Por todo ello, el misionero diocesano, renueva nuestra iglesia local, y es participe y promotor de una nueva creación desde el Espíritu. Como también, se puede decir, que impregna, enriquece de manera diferente, según la persona y carisma, al resto de la Iglesia.
La actividad evangelizadora, es el punto de referencia, de partida, de llegada, y esencia que autentifica nuestro ser, pensar y actuar como misionero diocesano. Y es que ante el mandato evangélico de “Id por el mundo entero…” sólo podemos responder diciendo “Aquí estoy Señor que tu siervo escucha” porque Dios se convirtió en Servidor y esa es su herencia de la que nos hace partícipes: el servicio al hombre. Servicio desde la pobreza y valentía de nuestra Iglesia “No tengo plata ni oro, mas lo que tengo, te doy: en el nombre de Jesucristo el Nazareno, ¡anda!”. (Hch. 3,6).