• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

20 jun. 2011

SEMBRANDO ESPERANZA.

José Adolfo Sánchez Pintor
Misionero de OCASHA en Bolivia.
Mi nombre es José Adolfo, soy misionero laico de nuestra diócesis, y de ocasha-ccs. Actualmente estoy en Bolivia, en la parroquia Jesús Obrero, de El Alto. Anteriormente estuve en Tirua, Chile, en la misión mapuche.
Intentaré resumir mi labor aquí. Se podría decir que básicamente es: Por un lado, acompañamiento de una de las capillas (la parroquia cuenta con seis pequeñas iglesias), reuniones con jóvenes, catequesis, encuentros, etc. Por otro lado colaboro en la pastoral educativa, principalmente en el colegio Región de Murcia-La Primera, donde hago labores de coordinación, clases a chicos de secundaria y encuentros de pastoral, además en la pastoral educativa, damos talleres a jóvenes de los 17 colegios de la parroquia. Y por último está mi labor en la fundación sembrando esperanza (http://www.fundase-bolivia.org/), que cuenta con 3 centros de educación infantil, un centro de apoyo educativo (kurmi), un centro de educación especial (mururata), un centro de salud y un centro de formación política y ciudadana. Visito los distintos centros apoyando en el tema de relaciones humanas, pastoral, y en todo aquello que me solicitan.
Sería muy extenso explicar mi vocación, fundamentalmente me siento llamado a entregarme a los más necesitados, no importa el lugar, porque en ellos veo reflejado el rostro de Dios. Me lleva a ofrecerles la Palabra de Dios, una palabra que llama a la vida, a la libertad, a la defensa de los derechos humanos, a la dignidad que supone ser hijos de Dios, como la mejor herramienta para que ellos mismos puedan superar las situaciones de esclavitud. Eso es para mí ser misionero, acompañar a esas personas y aprender de ellas el verdadero milagro de vivir. A mí, en el plano personal, me da una oportunidad y un regalo maravilloso, descubrir en ellos el rostro de Jesús, y entender que la vida está hecha de encuentros, abrazos, sonrisas y mucho amor.