• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

18 oct. 2011

TESTIMONIO DE FAMILIA MISIONERA

 Rosa y Amparo Fernández.

Somos Rosa y Amparo Fernández, hermanas de Mª del Prado Fernández, misionera comboniana, que trabaja actualmente en la R.D.C. (Congo – Kinshasa).
Prado lleva en África 15 años, anteriormente estuvo en Chad. En este tiempo hemos visto la evolución que han vivido estos países, y concretamente en lo que se refiere a las comunicaciones con el exterior. En un principio poder comunicarse con Prado nos resultaba muy difícil porque el correo podía tardar más de un mes y no siempre llegaba. No había teléfono y las comunicaciones eran muy malas. Ahora, gracias a las nuevas tecnologías todo ha cambiado y nos podemos comunicar con ella ya sea por teléfono o bien con skype (Internet), de manera que nos podemos comunicar cualquier noticia en el momento, y de hecho podemos hablar con ella una o dos veces por semana. Esto hace unos años era absolutamente impensable.
Nosotras trabajamos en Ciudad Real y llevamos el mismo ritmo de vida que todo el mundo. Nuestro trabajo nos permite poder ayudar a la misión económicamente, así como a otras ONG. También amigos nuestros ayudan a la misión cuando mi hermana viene de vacaciones.
Amparo viajó hace unos años al Chad y vino encantada de la acogida de la gente porque se volcaron con ella. La acogida que le brindaron fue muy buena.
Para nosotras el contraste de culturas nos resulta ahora más cercano que hace años cuando mi hermana se marchó por la primera vez. Reconocemos, sin embargo, que es un cambio de estilo de vida muy diferente que no siempre entendemos, pero que respetamos. Creemos que es un modo de vida muy duro, y gracias a lo que mi hermana nos cuenta, podemos entender mejor a tantas otras personas que se dedican a la ayuda a los demás. A todos ellos les deseamos mucha fuerza y suerte para seguir el día a día.