• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

29 may. 2012

ES EL PRIVILEGIO DE AMAR...


Fray Tomás García Martín-Moreno,
 Mercedario en República Dominicana

Anderson se acerca y con curiosidad me pregunta, fray Tomás ¿por qué nos ayuda? ¿qué le mueve a hacerlo?
Anderson de 12 años, su hermano Aneury de 10 y sus dos primos Wilby y Alexander de 9 y 11 años son limpiabotas en las calles de Santo Domingo (República Dominicana), y como cada sábado acuden alegres al encuentro semanal en la parroquia con otros niños de la zona motivados a dejar algún día el duro trabajo de la calle, y poder alcanzar así algunos de sus sueños: ser actor de telenovelas, bombero, maestro...
Una nueva oportunidad se les ofrece para sus vidas. Quizás la única.
Su pregunta me sorprende, y algo dentro de mí se conmueve… Es el AMOR le respondo… ¿El amor? Me pregunta nuevamente. Sí. ¿De quién? Me insiste. El Amor de Dios, le añado a su pregunta. Es Él quien me anima y motiva a compartir con ustedes mi vida, le respondo. Una amplia sonrisa se dibuja en su frágil rostro.


Hace 4 años y medio que llegué a esta preciosa y herida isla del Caribe. Hace aproximadamente 4 años que iniciamos este precioso proyecto de vida. Sí, un proyecto de vida con los pequeños limpiabotas y sus familias. Bueno, 37 proyectos de vida para ser más exactos, que son los niños que en estos momentos acompañamos la comunidad mercedaria junto a los jóvenes de la Pastoral Juvenil Vocacional Mercedaria. Y ahí, dentro de los 37, me incluyo yo. No me podía imaginar que íbamos a crecer tanto. Me emociono con sólo pensarlo, y alguna que otra lagrimilla cae por mi mejilla.

Me siento en deuda con este pueblo, con su gente, con los niños, con los jóvenes, con las madres… pues siento que Dios me ha bendecido y me sigue bendiciendo grandemente a través de cada uno de ellos con mucho amor. Y me siento hoy más que nunca motivado a corresponder a ese Amor.

Dios me enseña que cada día, cada nueva búsqueda, experiencia y encuentro con el más pequeño son motivos para celebrar la vida y de encontrar dentro de uno las respuestas para caminar hacia la única y verdadera meta del ser humano: aprender a amar.

Dentro de unas semanas seré ordenado diácono. No les oculto que siento miedo, pero tengo la certeza y la alegría de que Dios camina conmigo y me acompaña a través de su pueblo, mi pueblo que me ayuda a crecer paso a paso en su Amor.

Tengo en mi pecho un corazón agradecido, lleno de nombres… Gracias Dios porque siento que caminas conmigo. Gracias por el Amor que compartimos.