• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

18 jun. 2012

RENOVACION COMPROMISO MISIONERO

Amadeo Puebla.
Sacerdote diocesano y miembro del IEME.

Soy Amadeo, de la diócesis de Ciudad Real, donde cursé mis estudios y mi formación. También en aquellas tierras manchegas fue donde me ordené sacerdote y di mis primeros pasos como cura rural, concretamente en la comarca de Almadén, tierra entrañable, hermosa en sus gentes y temperamento, pero también dura como el cinabrio.
Después de casi nueve años en aquellos pueblecitos, y teniendo como cauce al IEME, estuve otros nueve años en la República de Dominicana, en la diócesis de Barahona; posteriormente se me invitó, desde la Dirección General del  IEME, a hacer un servicio a la Iglesia Española y ser instrumento de animación misionera. A ese trabajo estoy dedicado ya casi dos años.
El pasado 11 de abril, renové mi compromiso como asociado con el IEME, por otros 5 años. Es la segunda vez que lo renuevo, y lo hago sabiendo que este compromiso me sigue implicando en la tarea de la Iglesia de ir por todo el mundo anunciando la Buena Nueva, incluso en estos momentos en los que estoy haciendo un servicio de animación misionera desde el EFAM.

No es fácil llevarlo a cabo en una cultura y espiritualidad tan individualista y personalizada, donde se prescinde en muchos casos del sentido universal que pide y exige una implicación no sólo solidaria sino con un sentido de fraternidad. Pero se descubren siempre semillas de esperanza y alegría, con sus nombres y rostros concretos, en muchos sitios de nuestra Iglesia española, en sus seminarios, ciudades y pueblitos.
Gracias os doy a todos por seguir confiando en mí para esta tarea, hermosa, pero también difícil, de la animación misionera, y de hacerlo en nombre del IEME