• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

19 abr. 2013

CRECEN LAS VOCACIONES EN ASIA.


En 2012 OMP sostuvo 256 seminarios en Asia. Fruto de la generosidad de todos los españoles, destinó 162.321€, para apoyar a las vocaciones nativas que surgen en el continente asiático y que son un “signo de esperanza” en las comunidades jóvenes

Las vocaciones en Asia están creciendo. Actualmente hay 57.136 sacerdotes, 1695 más que el año pasado. El 53,7% de estas vocaciones están en Territorios de Misión –dependen de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos-, y no siempre tienen recursos para formarse.


Ante esta realidad, la Obra de San Pedro Apóstol intenta colaborar con ellos a través de los donativos, recogidos durante todo el año y especialmente en las colectas de la Jornada de Vocaciones Nativas.

En 2012, OMP Internacional destinó a Asia 6.327.561 $ en forma de ayudas ordinarias –destinadas a la formación de las vocaciones- y extraordinarias –para la construcción y mantenimiento de los centros formativos-. Concretamente, 256 seminarios fueron atendidos en 2012. El 27,7% de los seminaristas de Asia están atendidos por la Obra de San Pedro Apóstol, y 2931 novicios y novicias pueden formarse gracias a esta Obra, a través los donativos de los fieles en la Jornada de Vocaciones Nativas.

Aunque la mayoría de las ayudas destinadas al continente asiático fueron para la India –recibió 2.687.632 $-, Indonesia también se benefició de los subsidios: fueron enviados 1.171.816 $. Como ejemplo, 20.000 dólares se concedieron para la reconstrucción de los cuartos de baño del Seminario Mayor San Pedro Ritapiret, que llevaban dañados desde un terremoto en 1992.

Estos proyectos son aprobados por el Consejo Superior de OMP, reunido en asamblea en Roma en mayo. Una vez aprobados, dan la orden a las Direcciones Nacionales de Obras Misionales Pontificias de todo el mundo,  de financiarlos.