• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

3 jun. 2014

15 DE JUNIO, DÍA DEL MISIONERO DIOCESANO.

Damián Díaz
Delegado de Misiones      
Son muchas las personas que, sobre todo de niños o de jóvenes, han soñado con ser misioneros. Seguramente que lo les atraía era el aspecto aventurero o heroico de este empeño. Que poco o nada sabían del compromiso con la tarea evangelizadora de la Iglesia que adquirimos todos los cristianos desde el momento de nuestro bautismo, por pasar a formar parte de una Iglesia que es misionera por naturaleza, por convertirnos en miembros de Cristo Sacerdote, Profeta y Rey, y porque la participación en la Misión universal es indicador de la vitalidad de nuestra fe.
Luego la vida nos va encaminando a cada uno según la propia vocación, o las circunstancias nos condicionan. Y quizá olvidamos aquellos sueños de juventud. Otros consiguen realizar el sueño aunque no sea más que en un corto compromiso o experiencia misionera de verano.

Pero, en cambio, muchos van comprendiendo o ahondando en esa exigencia misionera de la propia fe. Y buscan cooperar de diversas maneras en la Misión ad gentes. Y entienden también que quienes han recibido una vocación particular, y se han puesto a disposición de la Iglesia para realizar el mandato del Señor de ir por todo el mundo, necesitan el apoyo constante de nuestra oración, nuestra cercanía y nuestros recursos materiales. Y se dan cuenta de que los misioneros, de manera particular aquellos que han recibido la fe entre nosotros, y han sido enviados desde nuestras comunidades parroquiales, son la expresión más genuina de la misionareidad de nuestra Iglesia diocesana.

Y, por eso, aunque no pongamos nunca un pie en África, o América, o Asia, nos sentimos misioneros con ellos, y sabemos que con ellos también hemos sido enviados nosotros. Les conocemos, les queremos, y secundamos sus tareas, para no defraudar al que a todos nos llama y nos envía, y para que la Iglesia, también nuestra Iglesia Diocesana, pueda realizar su identidad, que es misionera por naturaleza.