• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

16 feb. 2015

MÉXICO LINDO Y QUERIDO....

Hna, Aure Aguirre. Pasionista en Méjico
¡Cuánto os recuerdo y os agradezco, Amigos de Sur y Sal y de la Delegación Diocesana de Misiones! Me anima mucho sentirme unida a vosotros-as y lo comparto con mis hermanas religiosas y con los miembros de nuestras comunidades cristianas.
Os escribo desde México. Supongo que muchos conocéis la canción tradicional: “México lindo y querido, si muero lejos de ti”… En realidad el pueblo mexicano se hace querer mucho, por ser sencillo y muy acogedor, en su gran mayoría; pero últimamente la situación está cambiando rápida y negativamente. Algunos han llegado a cambiar, con dolor, la letra de la canción: México lindo y podrido
La verdad es que México enfrenta un retroceso político, social, cultural y ambiental sin precedentes; expresado sobre todo en el severo rezago de muchos mexicanos y la gran brecha entre los ricos millonarios y la mayoría pobre. La economía impone al pueblo muchos obstáculos para vivir conforme a su identidad cultural y religiosa. De suyo es un pueblo que entiende la vida y la naturaleza como un entorno sagrado, pero el materialismo nos empuja a ser clientes, consumidores, parte del paisaje o simples productores. Se puede decir que las reformas legalizan el robo, el despojo y consolidan la llamada economía de tubo, donde la inversión extranjera llega y pasa por el país, sin generar crecimiento local, pero sí gran impacto social y ambiental en detrimento del pueblo, con una industrialización irracional.
Como Pasionista, vivo con la esperanza de que la cruz no es el final, sino el camino hacia la Luz, hacia la Pascua. No estoy sola, en la ciudad de México nació nuestra congregación y en este país tenemos las hermanas 20 comunidades, repartidas desde el Sur (Chiapas) hasta la frontera Norte (Agua Prieta, Sonora). Esto las hermanas Pasionistas. Los padres Pasionistas tienen 10 comunidades.
Mi tarea los últimos años es la animación y de verdad que es un servicio de “retaguardia”, facilitar que las Hnas. trabajen, se formen, estén cada día más comprometidas. Especialmente los últimos meses hemos participado en la comisión de Justicia Paz e Integridad de la Creación (JPIC Pasionista) con laicos, sobre todo jóvenes comprometidos.
Seguimos en la casa hogar, como hace años y puedo deciros, con alegría, que tengo ya muchos “nietos”, o sea, hijos e hijas de los niños-as que estuvieron con nosotras. A algunos les va bien, a otros mal o incluso muy mal, pero no nos desanimamos.

Sobre el movimiento de Ayotzinapa, como sabréis, es un acontecimiento terrible, pero que nos ha despertado y unido. Una de las experiencias más hermosas es la unión de muchas iglesias e incluso sectas, solidarias con los padres-madres de los desaparecidos, que estamos participando en las manifestaciones y momentos de oración: peregrinación con veladoras, con flores blancas, con ropa negra y blanca (especialmente durante el triduo a la Virgen de Guadalupe).
Os relato finalmente un hecho muy doloroso, pero que me ha hecho entender la capacidad de perdón de las personas grandes. Se trata de Rubidia, una amiga y colaboradora nuestra que tenía tres hijos. El segundo había terminado la secundaria y trabajaba en una panadería. El último lunes de noviembre, se sentía enfermo, pero se levantó para ir a decir a su jefe que tenía fiebre y no podría quedarse a trabajar, se despidió de su mamá Rubidia y se fue andando; unas calles más adelante, le dispararon desde una moto y cayó muerto… Sin motivo, solo, con 17 años, una vida cortada… Sus padres y hermanas, después de mucho dolor, han participado en el triduo de la Virgen de Guadalupe y, en el momento de la paz, me dijeron: “Hermana, ruegue por nosotros, queremos perdonar, en nombre de nuestro “chelito” (rubio)”.

Me enseñan a vivir, a tratar de ser artesana de la paz… Os invito yo también, desde donde estamos, con quienes nos rodean: sembremos la paz y el perdón.