• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

28 jul. 2015

NUESTRO DÍA A DIA. JOSE ADOLFO EN EL ALTO, BOLIVIA.

A comienzos de este mes de julio, el Papa Francisco visitó Bolivia y el recibimiento fue en El Alto. Como parroquia nos preparamos para la visita, tuvimos un encuentro de jóvenes de diferentes parroquias, vinculadas a la compañía de Jesús, la nuestra, una de de Oruro, y otra de Machacamarca, que pertenecen a otra provincia de Bolivia. En el encuentro reflexionamos sobre lo que significa ser discípulo y misionero, y conversamos sobre la figura del Papa. Terminado el encuentro fuimos como parroquia a recibirlo. 

     El Papa, es un hombre de ejemplos y gestos, sin detenerme en qué coche usa, cómo vive, etc. Pero el hecho de hacer una visita, la primera que realiza a Sudamérica, y que sea a los tres países más pobres es un gesto o un indicio y los tres encuentros en Bolivia, también. Se reunió con los religiosos, con los movimientos sociales y con los presos de una de las peores cárceles de Sudamérica. A parte de la eucaristía. En su visita dijo cosas como: 
 
 “Me conmuevo cuando veo madres cargando a sus hijos en las espaldas” refiriéndose a la mujeres, que no solo cargan a sus hijos, sino las alegrías, las tristezas y la historia de su pueblo. 

     A los sacerdotes les dijo: “Algunos han hecho de la identidad una cuestión de superioridad, ya no son pastores, sino capataces”, les pidió cariño para el pueblo y escucharlo y no olvidarse de donde vienen, de detrás del rebaño. 

     A los presos les dijo: “El que está ante ustedes es un hombre perdonado, salvado de sus muchos pecados”. 

     De todas las frases quiero resaltar un trocito de la homilía:
(El evangelio que se proclamó fue el de la multiplicación de los panes y los peces). “A nosotros nos puede suceder lo que a los discípulos de ayer, cuando vieron esa cantidad de gente que estaba ahí, le piden a Jesús que los despida, mándalos a la casa, ya que es imposible alimentar a tanta gente. Frente a tantas situaciones de hambre en el mundo podemos decir: «Perdón. No nos dan los números, no nos cierran las cuentas». Es imposible enfrentar estas situaciones, entonces la desesperación termina ganándonos el corazón…

"En un corazón desesperado es muy fácil que gane espacio la lógica que pretende imponerse en el mundo de nuestros días. Una lógica que pretende dejar espacio a muy pocos, descartando a todos aquellos que no producen, que no se los considera aptos o dignos".
"No es necesario excluir a nadie, no es necesario que nadie se vaya, basta de descartes".

     Nos deja un mensaje de esperanza, de unión, de no dejar a nadie fuera, de paz.  A mí me da dejó la impresión de un pastor cercano, que habla el lenguaje de la gente, que quiere una iglesia de puertas abiertas, donde cabemos todos, y donde, los que “estamos dentro” debemos acoger a todo aquel que se acerque, y centrarnos en los preferidos de Jesús, los pobres y excluidos. Esto nos motiva a seguir abriendo las puertas y a poner e Jesús en el centro de nuestra vida.

     En el centro juvenil de la capilla, seguimos con las actividades, continuamos con talleres y actividades de formación, acompañados de una psicóloga y con alguna actividad extra.
     Durante las primeras semanas de julio en Bolivia hay vacaciones en los colegios, por el frío del invierno, durante esos días, nuestro centro sigue abierto y este año, al igual que realizamos el año anterior, tuvimos un campeonato de fútbol, participaron todos los chicos y chicas del centro. Intentamos transmitir algunos valores, este año trabajamos la tolerancia, el compromiso, la solidaridad, la inclusión y la no discriminación, entre otros.
     El objetivo es que los chicos y chicas del centro puedan entretenerse con algo que les gusta y poder cerrar el semestre con los valores que hemos ido trabajando durante el año. Ha sido un tiempo de diversión, de competición y de compañerismo. Los equipos son mixtos, y sin edades. Los que han destacado durante el año o los que queremos darles una oportunidad, ejercen de capitanes y elijen a sus compañeros.
     No tenemos el mejor campo, ni camisetas para los equipos, pero no importa, lo hemos pasado muy bien. Los premios, una medalla para cada uno, útiles  para el colegio,  y una gran chocolatada.
     Ahora nos preparamos para el campeonato parroquial; Márcale un gol a la discriminación.

     A nivel parroquial, hemos formado un grupo de jóvenes, en realidad son los jóvenes de confirmación de la parroquia; hemos visto la necesidad de realizar actividades complementarias a la catequesis, con el fin de que los jóvenes vean el llamado a participar más allá de realizar el sacramento. Nos reunimos cada 15 días, unos 60 jóvenes y tratamos los temas que a ellos les llaman más: sexualidad, compromiso, valores, proyecto de vida, con actividades lúdicas y dinámicas. Es una bonita experiencia que sirve para unirlos y que vean todas las posibilidades que la parroquia les ofrece. Cerraremos estos encuentros con un campamento y un retiro.
     Y hablando de campamentos, en agosto tendremos el campamento de los jóvenes rompiendo fronteras, grupo del servicio jesuita a migrantes, para preparar su viaje a Arica, Chile, donde se reunirán con jóvenes de Tacna, Perú, y Arica y Antofagasta, Chile, jóvenes de tres países que pretenden hacer de sus ciudades, ciudades más hospitalaria, entre otras cosas. El año pasado Jacob, José Antonio y Teresa nos acompañaron, este año los echaremos de menos.
Y este es un poco el caminar de nuestra parroquia, de nuestra comunidad de comunidades.

Hasta pronto

José Adolfo