• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

2 oct. 2015

"ROSTRO DE LA MISERICORDIA DEL PADRE."

Damian Diaz.
A las puertas del Año Santo de la misericordia, convocado por el Papa Francisco, la Jornada del DOMUND 2015 nos invita a mirar a los misioneros, que, siguiendo los pasos y obedeciendo el mandato de Jesús, Misionero del Padre, son hoy “rostro de la misericordia del Padre”. No son los únicos, evidentemente, pero sí son significativos para la Iglesia y para nuestro mundo.
Si “la credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo” (Misericordiae Vultus nº 10), ellos son quienes en nombre de la Iglesia, enviados por Ella, andan por el mundo curando las heridas de los hermanos que viven las situaciones más dolorosas en las más marginales periferias existenciales. Quienes superan la indiferencia, la anestesia de ánimo, el egoísmo interesado, para mirar con cariño y ternura las miserias más sangrantes de nuestro mundo, quienes escuchan el grito de auxilio de tantos hermanos y hermanas privados de dignidad. Y se acercan a estrechar sus manos, para llevarles el calor de nuestra presencia, nuestra amistad y fraternidad. Y, sobre todo, para anunciar el mensaje de liberación, la Buena Nueva, el Año de Gracia del Señor que ha venido a manifestarnos y hacer presente el Amor Misericordioso del Padre por todos los hombres, especialmente los más pequeños, humildes, sencillos, empobrecidos.
No son los únicos, decía al principio. Pero ellos son testimonio y ejemplo para nosotros, para toda la Iglesia, necesitada de verificar su mensaje con la fuerza de sus obras.

Y, al mismo tiempo, necesitan de nosotros, de nuestra oración, nuestro sacrificio y nuestro apoyo económico, para poder continuar sembrando el mundo con las obras de misericordia, para que el mundo contemple en la Iglesia a Cristo, rostro misericordioso del Padre.