• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

19 may. 2016

ROSTROS DE LA MISERICORDIA

Damián Diaz. Delegado Diocesano de Misiones
Seguimos a vueltas con la Misericordia. Puede parecer redundante, y lo mismo tenemos la desgracia que la palabra termine resultándonos cansina y gastada.
Pero es verdad lo que dice Francisco, que “La misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia… Y la credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo”. Y en este sentido, nuestros misioneros, sin ser los únicos, sí son rostros especialmente significativos de la misericordia divina. Y que, para mucha gente, la actividad misionera es una de las que más credibilidad les aporta en su mirada creyente hacia la Iglesia. Y eso merece nuestro reconocimiento, y nuestro apoyo, en todos los sentidos: moral, espiritual y material.
Estamos en tiempos de escasez de vocaciones. Muchos misioneros van avanzando en su edad, y hay pocos reemplazos. Pero en estos últimos años hemos ido consiguiendo contactar con muchos religiosos que habían sido enviados por sus congregaciones e institutos, y habían desconectado de nuestra Diócesis. Algunos, cuando les escribimos, se alegran de que les consideremos “nuestros”.
Pero es verdad, no es pura adulación o admiración superficial, es el reconocimiento de que aquellos que recibieron la fe cristiana en nuestras comunidades parroquiales, y ahora andan por todo el mundo proclamando el Evangelio y construyendo el Reino, son parte preciosa,  inestimable, de esa “viga” que sostiene la vida de nuestra Iglesia Diocesana.

Queremos que sepan que ellos son expresión de la naturaleza misionera de nuestra Iglesia de Ciudad Real, que nosotros somos misioneros con ellos.