• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

26 oct. 2016

"FRENTE A LA CRUDA REALIDAD, DIOS PIDE A LOS MISIONEROS SER LA VOZ DEL PUEBLO Y DE LOS MÁS POBRES".

Ángel García Rodríguez. Trinitario. 



Abraham, Jesús y San Juan Bautista de la Concepción, pilares de mi vocación misionera

            Las figuras de Abraham que deja su tierra por seguir las huellas de Dios, Jesús que se lanza a la misión y nuestro paisano de Almodóvar del Campo, San Juan Bautista de la Concepción,  fueron las figuras claves en el nacimiento de mi vocación. En ellos vi a hombres valientes que no se aferraban a las seguridades humanas sino que desde su fe arriesgaron por seguir las huellas de Dios. Y yo me preguntaba: ¿Y si Dios me llama?  ¿Por qué no seguir e imitar la llamada de estas tres grandes  figuras?
            Y así comenzó en Valdepeñas el camino de una ilusión misionera hace 41 años. Tras ingresar al noviciado de los Trinitarios en Córdoba, recuerdo que misioneros trinitarios de África y América pasaban por allá contándonos sus inmensos trabajos pastorales acompañados de aventuras. Y claro, esto a los jóvenes, llenos de ilusiones e ideales, nos entusiasmaba. Algunos ya nos imaginábamos luchando y trabajando como misioneros en América o Madagascar. No obstante se nos presentaban  dudas,  riesgos, miedos y comentábamos: “Ser misionero es demasiado, yo le daría un buen disgusto a mis padres, nos costaría adaptarnos a aquella tierras…son tres años sin venir a España…Eso es demasiado”.
            Acabó el noviciado y el C.O.U,  y un buen día cuatro jóvenes de aquel grupo se dirigen al Provincial: “Padre, estamos dispuesto a ir a América. Nos gustaría estudiar teología en Buenos Aires. Así a la vez que estudiamos, nos vamos adaptando a la realidad latinoamericana para después trabajar como misioneros”.
            Y aquellas ilusiones se hicieron realidad: seminario en Buenos Aires, posteriormente la ordenación sacerdotal en Valdepeñas. Y del pueblo a la misión de nuevo. Lima con sus barriadas pobres, miseria, violencia terrorista, fue mi primera misión como sacerdote. Como Abraham y como Jesús con mis 26 años ya había puesto la mano en el arado y no podía volver atrás. Aquellos rostros tristes de madres pobres y niños hambrientos, clamaba ayuda y solidaridad. Y así gracias a la Solidaridad de Valdepeñas y de varios países, nació el PROYECTO DE SOLIDARIDAD CON PERU. Gracias a esas ayudas recibidas pudimos levantar dos consultorios médicos, un centro de atención al necesitado, tres comedores, una guardería, un centro de capacitación para la mujer, construcción de varias aulas en el colegio parroquial, etc.
             No era nada romántico contemplar rostros de mujeres pobres que se confundían con el barro de la tierra, mujeres golpeadas por la violencia de sus maridos, el Sendero Luminoso que mataba a los más pobres, un gobierno como el de Fujimori, que solucionaba el problema de los pobres asesinando y estirazando forzosamente a las mujeres más pobres.
            Y había que seguir adelante con las alforjas al hombro…Y así antes que lo dijera el Papa Francisco,  como todos los misioneros salimos a la calle para llevar la Iglesia de Cristo. Salimos por aquellos caminos polvorientos de la selva peruana para fundar a orillas del Rio Marañón una misión trinitaria. En aquellas fronteras no había luz eléctrica ni agua potable, no había médicos y las escuelas estaban muy lejos. A dos misioneros se nos encomendó dos grandes parroquias de 200 kilómetros de punta a punta. Más de 30.000 campesinos esparcidos en más de cien caseríos o pueblitos. A pie, en canoa, a lomos de mula llegábamos a aquellos lejanos caseríos para desarrollar nuestra vocación misionera.
            Frente aquella cruda realidad, Dios pedía a los misioneros ser la voz del pueblo y de los más pobres. Así a través de la Radio denunciamos al mismo gobierno por esa campaña atroz de esterizaciones forzadas que llevaba a cabo y esterilizó a más de trescientas mil mujeres. ¡Basta, gobierno asesino, dejen vivir a estas mujeres peruanas que tienen el derecho a decidir sobre sus hijos!”. Aquello me supuso hace más de 20 años amenazas de muerte…
  De la radio pasamos a Lima a la televisión desde donde fuimos denunciando las atrocidades del grupo terrorista Sendero Luminoso y hacer protagonistas a los pobres de su propia dignidad y liberación.
Uno de mis últimos campos de misión en Perú fue la cárcel. Cárceles inhumanas. Allá en el penal Ancón II no había comedor, ni platos, ni cubiertos. Una olla grande de arroz y otra de habichuelas en una botella de coca- cola cortada o un taper era su ración diaria de comida bajo el  abrasador sol del patio. Si eran pobres que eran la mayoría no tenían ni  derecho a la salud.                     
Y yo me preguntaba: ¿Cómo ser misionero en esta cruda realidad carcelaria? Había que moverse, conseguir comida, medicinas, ropa, abogados, ponerse en contacto con sus familias aquí en España,  hablar con el embajador para dar una solución a los más de 300 españoles encarcelados por la droga.
Al fin, como todo ser humano limitado, el misionero se desgasta, se enferma, se estresa.  El año 2015 me llegaron sin avisar   todas las enfermedades juntas unido a un gran estrés debido a ese abanico de obras misioneras desplegadas en Perú: Parroquia, colegio, cárcel, consultorios médicos, guardería, radio, televisión, proyectos de solidaridad con los pobres, obras, etc. Y ya Dios no pidió que siguiera abriendo caminos…La oración, el discernimiento, el acompañamiento espiritual llevó a este misionero a hacer un alto en el camino y venir a España a reciclarme y a entrar en el taller para arreglar averías.
Y así amigos, aquí estoy en Sevilla junto a la Giralda y  al lado del Río Guadalquivir recomponiendo el auto que se gastó en “Misiones”. Pero con el alma misionera alegre y feliz del trabajo realizado.
Jóvenes que estáis finalizando el Bachiller y que soñáis con un mundo más justo y fraterno... ¿No os dice nada las palabras de Jesús? “La mies es mucha y los obreros pocos”… ¿No te dicen nada esa frase del posters del Domund: “Sal de tu tierra”? Te cuento que yo salí de mi querido Valdepeñas hace 40 años y no me arrepiento…
¡Anímate, joven! La vida es para vivirla a plenitud y para ser feliz al lado de los que nos necesitan!. La vida es para darla. Merece la pena ser misionero.  La vida misionera como religioso, religiosa, sacerdote o laico ofrece una verdadera calidad de Vida que no la da ni el dinero ni las comodidades del mundo.
Un abrazo misionero de


Ángel García Rodríguez