• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias

9 feb. 2017

SEGUIR A JESÚS.

José Adolfo Sanchez Pintor y Milenka Laurel. Misioneros de OCASHA en Bolivia. 
     Somos una familia misionera de Fuente el Fresno, estamos de misión en El Alto, una ciudad de Bolivia, colaboramos en la parroquia Santa María Madre de los Pobres, la parroquia tiene cuatro centros parroquiales (capillas o iglesias), nosotros vivimos en la capilla Virgen del Carmen, la más alejada del centro de la parroquia.

     Hemos abierto un centro juvenil, donde vienen alrededor de 40 niños y jóvenes, muchos de ellos además se preparar para el bautismo, primera comunión y confirmación. En el barrio, no hay ningún lugar donde los niños puedan divertirse sanamente (no hay parques, ni zonas deportivas), el barrio carece de muchos servicios básicos, y las familias cuentan con serios problemas: (desestructuración, malos tratos, alcoholismo, pobreza…). En definitiva, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes no cuentan con una adecuada red de apoyo (ni social, ni familiar).
     La zona donde se encuentra el centro juvenil, es una zona esencialmente inmigrante, (familias provienen de zonas rurales), esto hace que los niños y jóvenes, sufran el choque cultural (campo-ciudad), la pérdida de valores, el sentimiento de marginalidad y la pobreza, lo que los colocan en una situación de vulnerabilidad social. Podríamos decir que los niños están en riesgo social, porque tienen un déficit importante en sus necesidades básicas, en un momento importante de su desarrollo (materiales, de alimentación, de estímulos, de afectos, etc.) situándolos en estado de “abandono” o desamparo.


     La experiencia con los niños y jóvenes que llegan al centro, es que muchos de ellos, comparten determinadas características:

 Tienen problemas de comportamiento, y dificultades para relaciones interpersonales.
 Autoestima muy baja.
 Proceden de familias desestructuradas con muy bajos niveles socioculturales y económicos.
 En la escuela, su nivel es medio-bajo.
 No cuentan con modelos de comportamiento adecuados (familiar, social).
 Han sido “educados” en la calle, con roles sociales agresivos.
 Viven experiencias de consumo de alcohol, malos tratos, agresiones sexuales...
 Deben ocuparse de las tareas domésticas: hacer la comida, cuidar a sus hermanos pequeños, aseo de la casa. Sobre todo las mujeres.
 Ayudan a sus padres en el trabajo (principalmente vendedores ambulantes en ferias).
 
     Hemos observado un buen porcentaje de niños y jóvenes que “viven en la calle”, si bien cuentan con techo y alimentación (aunque en condiciones precarias), sufren el descuido de sus padres o cuidadores (por trabajar durante muchas horas fuera del hogar, por alcoholismo, por malos tratos, etc.).

     En el centro juvenil y la capilla seguimos a Jesús intentando que a pesar de todas las dificultades, sonrían. Ellos a pesar de todas las dificultades, sonríen a la vida con mucha esperanza en el futuro. La capilla y el centro juvenil es un lugar donde no hay violencia, donde no hay gritos, donde se nos tratamos con cariño y donde pueden jugar con otros niños de su edad. Todos juntos vamos descubriendo en Jesús, en su mensaje, un ejemplo a seguir en su día a día, intentando vivir los valores de Jesús en el trato con sus amigos, en la escuela, en su familia y allá donde vayan.

Pero… ¿Cómo siguen ellos a Jesús?, ellos mismos nos lo cuentan:

Madai: “Si Jesús me dijera “sígueme” yo aceptaría sin dudarlo, ya que sería un privilegio seguirlo. Yo sigo a Jesús viniendo a la iglesia y aprendiendo más sobre su palabra. Leyendo la Biblia, y siendo catequista para transmitir a niños y jóvenes lo que a mí me transmitieron y me ayudó en mi vida. Formando una familia en la capilla”.

Adriana (10años): ¿Qué haría si Jesús me dijera sígueme?, Yo aceptaría, le diría que me agarre de la mano y voy junto a él, y así vayamos juntos por todo el mundo haciendo una columna de más de mil personas, invitando a más amigos que nos sigan hasta llegar a ser dos mil, tres mil, cuatro mil… personas. Hasta conseguir que todo el mundo vaya detrás de Jesús, para aprender los valores que practicó en su vida.

Lidia (9 años): Sigo a Jesús leyendo la Biblia todos los días, escuchando las misas, rezando y viniendo a la iglesia. También haciendo lo que Jesús nos enseña, no mintiendo a mis padres, siendo sincera con todo el mundo y respetando a  todos, sean mayores o menores. Invitando a mis amigos a seguir a Jesús.

Ruth: Yo sigo a Jesús, intentando ser como él, tratando a todos por igual, sin importar el color, la raza, porque Él no hace distinción, y mira a cada persona igual. Ayudando a quien me necesita.

María Belén (9 años): Yo sigo a Jesús, leyendo y viendo y escuchando sus parábolas. Viniendo a la iglesia y escuchando la misa y el evangelio, y orando con la oración que él nos enseñó. Aprendiendo más sobre su vida y escuchando sus valores y practicándolos en casa y en todo lugar.


Ghilda (8 años): Yo sigo a Jesús leyendo la Biblia todas las mañanas y antes de dormir. Rezando antes de comer, agradeciendo a Diosito por la comida que nos da y rezando antes de salir a la calle para que me cuide. Viniendo a la misa y a la iglesia. Y en la iglesia compartiendo con mis amigos.