• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

21 jun. 2017

JIMANÍ, FRONTERA SUR ENTRE REP. DOMINICANA Y HAITÍ

Juan Antonio Manzanares . Misionero de Ocasha en República Dominicana

Hace poco más de dos meses, en Manzanares, se realizó la ceremonia de mi envío misionero. Mi nombre es Juan para unos y Juan Antonio para otros, pero él mismo para todos. Quería que me conocierais por estas líneas y que por ellas compartierais conmigo esta nueva aventura misionera que comencé el día 10 de marzo. Anteriormente tuve otra experiencia misionera, estuve trece años en la selva amazónica peruana, en Yurimaguas, en un proyecto de radio educativa. Ahora en mi segunda experiencia se me ha dado la oportunidad de trabajar en Jimaní en el Servicio Jesuita con Migrantes y Refugiados. Jimaní es una localidad fronteriza con la vecina Haití, es una zona de paso de migrantes y de comercio binacional, con toda la problemática que estas localidades presentan en la violación de los derechos humanos y el abuso contra personas en situación vulnerable. Nuestro trabajo aquí es velar por los derechos de los más débiles, acompañarlos es sus necesidades y favorecer el entendimiento entre la población autóctona y la población foránea. Se trata,  por lo tanto, de trabajar la sensibilización en la igualdad y en la acogida al migrante, así como en la responsabilidad de éste en integrarse lo mejor posible en la sociedad receptora. El Servicio Jesuita cuenta con un equipo multiprofesional compuesto por una abogada y educadora, un promotor de jóvenes y de dominicanos de ascendencia haitiana bilingüe, un promotor de acompañamiento territorial que es abogado y periodista,  y un administrador, cada uno tiene un área de trabajo concreto, pero juntos conforman un mismo órgano de trabajo que hace frente de forma conjunta a la labor de la defensa de los derechos humanos. Todos son dominicanos y de la zona, mi trabajo es coordinar con ellos todo el trabajo que realiza el Servicio Jesuita desde una mística de Iglesia Universal y de opción preferencial por los más pobres.
Ahora mismo estamos metidos en un proceso, a nivel nacional, de lucha contra la corrupción y la impunidad. La realidad política de República Dominicana se ha visto colapsada por el descubrimiento de una serie de actividades fraudulentas por parte de las autoridades que ha hecho que el pueblo dominicano no pueda continuar en silencio ante este comportamiento. Desde hace meses se ha creado espontáneamente un movimiento, desde todos los sectores de la población, la MARCHA VERDE que mediante manifestaciones, protestas y demandas quiere que se acabe con la corrupción y la impunidad imperante en el país. Desde el Norte hasta el Sur y desde el Oeste al Este de la Isla se han dado muestras pacíficas y ordenadas de querer que desde el gobierno se trabaje por la transparencia, el bien común y la justicia. La respuesta del gobierno ha sido de tachar de traidores y sediciosos a los que siguen el movimiento y de ser un grupo politizado y cuyo único objetivo es derrocar al presidente actual, Danilo Medina. Nada más lejos de la realidad, lo que se busca es esclarecer los hechos y que los responsables, sean quien sean, rindan cuentas ante la justicia.
Nuestro Servicio colabora con las personas, organizaciones y asociaciones que luchan por la justicia social y, por tanto, estamos teñidos de verde desde Jimaní. Hemos participado en la  llevada de LA LLAMA VERDE por todo el país, una antorcha que quiere ser símbolo de la esperanza que todos los dominicanos tienen por conseguir acabar con la corrupción y la impunidad. Y el día 21 de mayo LA MARCHA VERDE llenará de esperanza las calles de Azua, ciudad centrica del sur del país, donde se manifestará la población.
Mi labor es acompañar este y otros procesos de esta índole, colaborar con el bienestar general de la población en la zona fronteriza, a veces con luchas locales y otras veces en movimientos nacionales, promoviendo el estado de derecho y, específicamente, las relaciones interculturales binacionales.

 Yo aún me encuentro en la fase de ver, de observar y de tener los ojos abiertos a una realidad que hasta hace poco tiempo me era totalmente desconocida. Poco más puedo decir sin caer en el error de hacer juicios sin elementos para ello. Espero conocer un poco más y compartirlo con todos, pero eso tomará un tiempo y todos tendremos que esperar.