• Concurso Infancia Misionera


    Participa en el concurso, crea tu revista para contar la Buena Noticia de Jesús
  • "Con Jesús niño a la Misión"


    Disponibles los nuevos recursos de noviembre diciembre para trabajar con los niños el Adviento y la Navidad
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

13 oct. 2017

"SE VALIENTE, LA MISIÓN TE ESPERA".

María del Prado Fernández Martín

Misionera Comboniana
Si pienso en los primeros años en los que me marché con las monjas o bien en los primeros años de la misión en el Chad, con tantas dificultades que teníamos, pienso realmente que sí, que le eché valor, que había que tenerlo para haber dado un paso así y continuar a pesar de todo. Pero realmente el valor no surgía en mí como un acto de voluntad férrea, el valor surgía simplemente por querer seguir a una persona, Jesús, que me parecía, y me sigue pareciendo, lo más importante en mi vida.

Y el valor lo he vuelto a experimentar en los últimos años vividos en el Congo… valor para realizar un trabajo sin apenas medios, con condiciones muy adversas…  Pero he visto como ese valor se ha multiplicado en infinidad de gestos de agradecimiento por parte de la gente, en alegría compartida, en vida que surgía allí donde parecía que no podía haber nada. El valor es como un generador de autoestima, de alegría, de sentimientos de optimismo. Pero sobre todo el valor nos arraiga más en Dios porque sólo Él nos da la fuerza para vivir la misión.

El valor, como tantas otras cosas en la vida, se aprende. Y se aprende poniéndolo en práctica, echándole valor a la vida, a las circunstancias. Es en ese esfuerzo personal, donde crecemos como personas, donde llegamos a ser lo que Dios quiere de nosotros.

“La misión te espera” nos dice el lema del Domund de este año. Habrá quien piense que “bueno, que la misión ha estado toda la vida sin mí y puede seguir haciéndolo… “Sí, es una respuesta, claro está. Pero la misión se queda pobre si cada uno de nosotros no entrega lo que puede entregar, lo que puede dar. Esa suma de “negaciones” nos empobrece. Pero por el contrario una “suma” de donaciones, realizadas con valor, con opciones concretas de cada día, por pequeñas que sean, crean solidaridad, desarrollo, condiciones de vida mejores.

Sí, realmente la misión sigue teniendo necesidad de nosotros, no porque seamos mejores, sino por la capacidad de amar que podemos ofrecer al mundo. Un amor que no nace de mi voluntad, sino que viene de Dios, que me habita y me capacita para amar. Y hoy día, donde esa lógica del amor y de la donación no es lo que prevalece, creo que hay que tener valor para ir contracorriente y decir que sí, que la misión vale la pena, que no hay amor pequeño para ofrecer, que todo amor sirve para la misión.

Si uno se tira a una piscina sin saber nadar le tiene que echar ciertamente valor para ello. Así también sentimos como un vértigo ante la misión, pero realmente no aprenderemos a vivir la misión si no nos metemos en ella, si no damos lo mejor de nosotros mismos, cada uno allí donde esté, en la misión que el Señor le haya confiado. ¡Y para esa misión se necesita mucho valor!

¿Qué paga voy a tener por ello? ¡Ninguna! Pero voy a experimentar una alegría y una serenidad únicas que vienen de Dios. Y voy a ver y “tocar” como esa alegría genera vida alrededor de mí.


Pues nada, mucho ánimo y mucho valor para los que están sentados al borde de la piscina y están pensando si se tiran a ella o no.