• "Con Jesús niño a la Misión"


    Recursos para trabajar con los niños durante todo el curso escolar
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • "Cambia el mundo": DOMUND 2018


    Descarga todos los recursos para la animación misionera del Domund
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

29 ene. 2018

MI MUJER, MI HIJA Y YO SOMOS UNA FAMILIA MISIONERA

Extraído del diario Lanza
La Iglesia Católica celebra este domingo, un año más, la Jornada de la Infancia Misionera. Un año más, igualmente, hemos contactado con uno de los misioneros de nuestra diócesis. Concretamente con José Adolfo Sánchez Pintor, capitalino de nacencia (28 de julio de 1970), pero "fuentero", de Fuente el Fresno, de corazón y residencia, aunque muy ocasional de un tiempo a esta parte.

Sánchez Pintor realiza los estudios primarios en su pueblo, pasando luego a colegios de los padres trinitarios en Valdepeñas, en el convento-santuario de la Virgen de La Cabeza, en Alcázar de San Juan,… rubricando su formación con estudios de Derecho en Toledo y en la UNED. En el año 2000 decide salir de misión y permanece 4 años en Tirúa, al sur de Chile. A su regreso a España trabaja un año con Cáritas-Daimiel. En 2010 se marcha a Bolivia, al “Alto”, y allí, donde conoce a su esposa, Milenka, y nace su hija, sigue trabajando a día de hoy como misionero laico.
Pregunta: “Atrévete a ser misionero” es el lema de la jornada este año, y por ahí va nuestra primera pregunta: ¿cuándo y por qué se atreve a ser misionero?
Respuesta: No creo que haya sido una decisión de un día para otro. Ha sido todo un proyecto de vida que tiene sus cimientos en la educación que me dieron mis padres, muy comprometidos con la realidad social que vivían, mi madre en Cáritas y mi padre ayudando desde su trabajo. También recuerdo a los misioneros trinitarios que iban al colegio. Esa semilla va haciendo que te plantees qué quieres para tu vida, más allá de tener un trabajo, una seguridad… Ves que no encajas en determinadas estructuras porque Dios te llama a algo y en ese discernimiento vas encontrando personas con las que vas conversando y viviendo la llamada. Así un día decides probar, tener “una experiencia”, a ver si es verdad que es tú camino. Después, ya no puedes decir que no porque descubres la felicidad en la entrega.

P: ¿Cómo podría resumirse, hasta hoy, su experiencia misionera y su labor con los “niños de la calle”?
R: Lo resumiría en dos palabras: paz y felicidad. Me siento muy afortunado de poder decir que allá donde he estado Dios ha puesto en mi camino maravillosas personas con unas historias de superación increíbles. Es verdad que la realidad es dura; una cosa es lo que te cuenten o escuches en televisión sobre violaciones infantiles, niños abandonados o situaciones parecidas y otra cosa es vivirlo y que sea lo cotidiano y que para esa persona tú seas el referente y te cuente cómo sus padres le maltratan, cómo no disfruta de una infancia normal, cómo no ve una esperanza en su vida.
Cuando te toca vivir este tipo de situaciones no puedes dejar de involucrarte y de ver en cada uno de esos niños a ese Jesús pobre, desamparado, perseguido, que se nos entrega por amor. Y es a ese Jesús al que recurres en oración y como decía San Alberto Hurtado, preguntarte ¿qué haría Cristo en mi lugar?, e intentar acompañar y hacer que esa persona se sienta querida, se sienta importante para alguien, que merece cariño y comprensión. Eso intentamos en el Centro Juvenil, no disculpar su comportamiento, pero sí intentar ponernos en su lugar y comprenderle. Cuando lleva un tiempo en el centro y ves cómo cambia, cuando te sientes un poco ese Jesús al que le preguntabas, para que el niño, el joven, sonría y sienta que tiene derecho a soñar y a tener esperanza, no puedes dejar de sentir paz interior y felicidad.
Comprometidos con la realidad social
P: Alguien ha dicho: “los agentes de la misión han de formarse para asumir su responsabilidad y vivir esta experiencia de Dios con más profundidad en sus comunidades.” ¿Cuál debe ser, en su opinión, el perfil del misionero o misionera de hoy?
R: Es cierto que hoy la misión está muy “especializada” en determinados casos; se han abierto muchos proyectos que tratan una temática muy concreta como salud, educación, etc. Esta especialización condiciona el perfil profesional de la persona que tiene que dirigir ese proyecto. La formación en destino también es muy importante para conocer la realidad que te va a tocar vivir: la lengua, la cultura, pero eso que a veces está bien y es bueno no puede condicionar nuestra labor. Estamos viviendo con y acompañando a personas que demandan otras cosas: compañía, comprensión, cariño… Por eso yo diría que el misionero debe ser sobre todo una persona comprometida con la realidad social a la que va a ir y con las personas con las que va a convivir. Eso exige apertura y paciencia. Apertura de mente y espíritu para salir de nuestro egocentrismo cultural y paciencia para comprender y entender. No es fácil entender determinados comportamientos sociales, porque venimos con un bagaje cultural que nos condiciona mucho y queremos resolverlo todo como lo haríamos en España y eso no es posible, porque entonces les faltas al respeto y empequeñeces lo suyo.

"No puedes dejar de ver en cada uno de esos niños a ese Jesús pobre, desamparado, perseguido, que se nos entrega por amor".

P: Leemos en la revista “Granada Misionera”: “si vivimos, convivimos y compartimos cristianamente, nuestra vida dará a conocer, creer y amar a Cristo” ¿Cómo considera que andamos de compromiso por el “primer mundo”? 
R: Cuando yo estaba en España vivía el compromiso o la solidaridad de forma muy particular, es decir, si conozco un caso ayudo, o al ver algún caso en televisión, te duele, pero no me hacía mucho cargo de la realidad social, para eso tuve todo un proceso. Me costó darme cuenta de la solidaridad que había visto desde pequeño en mi casa. Ahora, cuando vuelvo de vacaciones, veo personas muy comprometidas, desde la fe o desde sus convicciones morales; personas que quizá por el ritmo frenético al que les empuja la sociedad no se dan el tiempo de ir más allá, pero que tienen dentro el convencimiento de que ayudar al prójimo es un deber moral; personas que se interesan por nuestro trabajo y que quieren colaborar. Yo creo que existe el compromiso. Sólo hay que buscar un poco y florece.

El misionero debe ser una persona comprometida con la realidad social a la que va a ir y con las personas con las que va a convivir"
Ponerlo todo en manos de Dios
P: Escribe Patricio Larrosa: “…deseos de un mundo mejor, de una vida más digna para todos, vivir con esperanza, crear fraternidad.” Desde aquí lo vemos desde otro ángulo. ¿Es fácil ser misionero? 
R: La misión tiene una parte de fantasía, una dimensión donde juega la imaginación, pero es solamente antes de salir. A veces, nos vemos como Robert de Niro en la película “La Misión”, o yendo a hacer “turismo solidario”, pero cuando llegas y sobre todo si eres laico, y ves que estás sólo, que tus referentes personales y sociales no están, la cosa se complica. Cuando intentas hacer algo simple como ir de paseo con los niños y te das cuenta de que no tienes dinero, o quieres hacer una actividad y no hay materiales y piensas que ahí (aquí en España) lo resuelves en cinco minutos, al principio sientes impotencia. Es ese momento en el que debes ir al fondo de tu motivación para estar ahí, y por lo menos en mi caso cuando pones todo en manos de Dios la cosa se suaviza y empiezas a ser feliz. Es verdad que se extraña la familia, los amigos, las costumbres, los olores y sabores que desde pequeño han crecido contigo, pero al final eso es secundario. Yo ahora respondería: sí, es fácil ser misionero si a pesar de todas las dificultades no te crees centro de la misión y te sientes un instrumento, un simple enviado.
P: Para terminar, ¿qué les diría a los lectores de LANZA? 

R: Yo estoy muy sorprendido y agradecido con los ciudadrealeños. He ido descubriendo que son, o somos, personas muy solidarias, que cuando se necesita ahí están. Les diría que se sientan parte del trabajo que Milenka y yo estamos realizando, que se sientan parte de la alegría y la compañía que brindamos a estos niños y jóvenes. Yo pienso que esta misión no la podría hacer sin el apoyo de la Diócesis de Ciudad Real, de los aportes que cuando se puede nos mandan, y sobre todo que siento muy cerca su oración o sus pensamientos positivos. Les diría que no duden en ayudar e interesarse por los misioneros de nuestra provincia, porque esto es una labor de todos. Les diría que escuchen su corazón, que busquen esa semilla de solidaridad que llevan dentro y que la hagan crecer. Les diría: gracias.