• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

16 ago. 2012

NEURY


Alejandra Leombruno.
Voluntaria en Rep Dominicana.
Gam Campo de Criptana.



Gracias Señor.
Por estar aquí, te pedimos por nuestros hermanos.
Para que echen pa’ delante
Señor, dales fuerza y acompáñalos día a día. Neury.


                                            
Al final de la mañana dos niños de la Fundación, muy voluntariosos, salieron a rezar delante de sus compañeros y monitores con tanto amor a su Padre Dios, a nuestro Padre Dios. Es de mencionar que Neury tiene sólo once años   pero salió y pidió delante de más de cuarenta niños por su compañero que ha perdido a su madre!.  Y es para preguntarse si nuestra oración refleja lo que realmente sentimos ¿Es un verdadero diálogo con nuestro Padre Dios? ¿ O es realmente la repetición mecánica de las oraciones tradicionales que no surgen de un verdadero sentir?.

Llegamos el miércoles anochecido a Santo Domingo tres jóvenes de la diócesis de Ciudad Real con las maletas cargadas con mucha ilusión y ganas de trabajar por este proyecto. Somos Alejandra, José Mª y Pedro, de la parroquia de Campo de Criptana que nos interesamos por el proyecto que desarrolla la fundación Niños Limpiabotas de ayudar a niños y jóvenes de la capital dominicana a que tengan una escolarización y puedan progresar  ellos y sus familias. 

Hoy sábado fue nuestro primer contacto con los niños que componen la fundación, un grupo de unos cincuenta, aunque hay muchos más, los recursos no dan para ampliar el número de plazas. Anteriormente estuvimos conociendo la parroquia y la casa que tiene la Fundación con el dispensario médico donde se da cobertura sanitaria al barrio de Las Caobas en aspectos básicos como vacunas, odontología, pediatría, etc. También conocimos de llenos el barrio de Batey-Bienvenido, un barrio humilde surgido de emigrantes en su mayoría haitianos y del cual proceden la mayoría de los niños que atiende la Fundación.