• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

2 feb. 2015

SEGUNDO PREMIO DEL CONCURSO DE CUENTOS.

Segundo premio                                            YO SOY UNO DE ELLOS
Julio Cesar Rodrigo Ramírez. 10 años, Centro Escolar Mª Luisa Cañas,.  Pedro Muñoz.
El día que llegué a este planeta fue el final de un largo viaje con mis padres, en el que la mitad del tiempo estuve dormido. Sólo recuerdo la salida del cohete de la base espacial de la Tierra y como me dormían junto a los niños de otras familias.
Me hacía mucha ilusión ser los primeros en llegar al mundo nuevo, pero también me daba miedo no saber lo que allí me esperaba. MI mamá me calmaba diciéndome que con nosotros siempre iba Dios para ayudarnos en nuestra vida.
El lugar era muy extrañó e interesante a la vez,  con paisajes y plantas extrañas. Había mucho trabajo que hacer.
Pero lo mejor fue encontrarnos con los habitantes de aquel lugar, unos seres muy raros, con varios ojos, piel de color violeta, antenas en las orejas y 10 dedos en cada mano.
Me di cuenta que algunos de ellos eran como yo, querían jugar y nos miraban con curiosidad. MI padre me animó a que me acercara a ellos y les enseñara cómo nos divertíamos. Compartí mis juegos, yo les enseñe cosas a ellos y ellos a mi, les cogí cariño y siempre estaba dispuesto a ayudarles, has que aprendí su idioma.
Un día me preguntaron cómo podía estar tan feliz y con tantas ganas de jugar, yo les hablé de las enseñanzas de mis padres , y de  las de mi otro Gran Padre: Dios.