• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

2 jun. 2015

NUESTRA DIÓCESIS, CON SUS RELIGIOSOS MISIONEROS.

14 DE JUNIO. DÍA DEL MISIONERO DIOCESANO. 


Durante siglos, la preocupación por la evangelización universal, las Misiones, fue asumida por los Papas, que, a través de la Congregación para la Propagación de la Fe, encargaba a distintas Congregaciones Religiosas el cuidado de un determinado “territorio de Misión”.
Esta praxis cambió notablemente el pasado siglo XX, y sobre todo el Concilio Vaticano II vino a sancionar algo que varios Papas venían ya exponiendo: “La Iglesia peregrinante es, por su naturaleza, misionera” (AG 1). Por ello, “todos los fieles tienen el deber de cooperar a la expansión y dilatación del Cuerpo de Cristo” (AG 36).
Juan Pablo II lo diría de una manera más clara: “La misión atañe a todos los cristianos, a todas las diócesis y parroquias, a las instituciones y asociaciones eclesiales” (RMi 2).
Muchos han sido quienes desde entonces han tomado en serio su participación en la Misión ad Gentes. A destacar, la iniciativa de muchas diócesis, que asumieron la responsabilidad de una “Misión Diocesana”. Era un modo de hacer efectiva esa naturaleza misionera de la Iglesia Diocesana, que a su vez repercutía en animación misionera en las comunidades parroquiales y otras instituciones. Ciudad Real tuvo en este sentido una bonita experiencia de cooperación entre las Iglesias, en Colombia.
Asimismo, sacerdotes diocesanos y seglares de nuestra diócesis vienen desde años realizando su labor misionera a través del IEME (a él pertenecía Vicente Hondarza, en cuyo aniversario de su martirio celebramos el Día del Misionero Diocesano), OCASHA y otros cauces.
La propuesta de una Misión Diocesana no cuajó en nuestra diócesis de Ciudad Real. En su lugar, desde la Delegación de Misiones hemos puesto un especial empeño en restablecer lazos de comunión con los muchos religiosos y religiosas nacidos y criados en nuestros pueblos, donde recibieron su fe y su vocación, que ahora, vinculados a sus Congregaciones e Institutos religiosos están trabajando en Misiones.

Queremos que sepan que ellos son expresión de la naturaleza misionera de nuestra Iglesia de Ciudad Real, que nosotros somos misioneros con ellos, y hacerles sentir nuestro apoyo espiritual y material para sus tareas evangelizadoras y humanitarias. “Nuestra Diócesis, con sus Religiosos Misioneros”.