• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

26 oct. 2015

¿Y TÚ QUÉ VAS HACER CON TODO ESTO QUE TE LLEVAS?.

Puri Muñoz Cortes. Voluntaria en Guatemala. 


Suelo pensar, que tengo muy mal criterio para hacer planes, porque luego llega Dios y los desbarata, así que últimamente le expongo mi deseo y me dejo llevar por su voluntad.
Así fue como llegue a Guatemala, deseando ir a Perú tras una misionera de mi pueblo.

María y yo llegamos a Guatemala capital el 3 de agosto, expectantes ante el mes que nos esperaba. Al aeropuerto vino a esperarnos el padre Rigo con un cartel pequeño de color naranja donde ponía bienvenidas Puri y Mari. Recuerdo el camino al “Hogar” mirando por la ventanilla del coche, Guatemala estaba en plena campaña electoral, colgaban carteles por todas partes llenos de promesas, el bullicio, el tráfico, la gente, los árboles, el color….crearon en mí una sensación de vida, que no me abandono en todo el mes.

Cuando llegamos al “Hogar”, Pedro Laguna, un voluntario que reside allí durante el curso escolar, nos dijo que ya estaban organizadas las tareas que íbamos a realizar.
Trabajaríamos como apoyo en la escuela de Doña Thelma y por las tardes en el Hogar, con los niños que iban allí a refuerzo.

No voy a contar lo que hice, más bien contaré lo que hacen, porque todo lo hacen día a día sin nosotras, y de igual manera lo hubieran seguido haciendo si no vamos, incluso el que hayamos hecho más o menos se debe exclusivamente a la generosidad de quienes nos han acogido.

La escuela de Doña Thelma, se llama en realidad Capitán Víctor Manuel Barrios, es una pequeña escuelita, que esta mujer dirige con mano firme, con un equipo de personas absolutamente vocacionales, y volcadas en la educación de sus alumnos y alumnas, las vidas de los niños y niñas que asisten a esta escuela están marcadas por la pobreza y la violencia, a extremos que a mi entender son terribles. Doña Thelma lucha cada día, con el propietario que es un “gringo” de buena voluntad y mucha prepotencia, como casi todas las personas que llegamos del primer mundo, sin entender profundamente las realidades de los países que visitamos.
Las situaciones de la mayoría de sus alumnos son terribles, (mala alimentación, violencia, riesgo social….). No me atrevo a describir ninguna, porque no quiero caer en el morbo, pero he compartido, conversaciones con un niño del colegio, Gabriel, que me ha contado cosas terribles de una forma tan fría, que costaba creer, que era un niño quien hablaba.
Con todo esto, en esa escuela, se lucha por formar, motivar y promocionar, a niños y niñas, con futuros más que inciertos,  con vidas de adultos, pero con sueños de niños.

“El Hogar”, es la Misión que dirige Pedro Jaramillo, necesitaría un libro para contar la actividad que allí realizan, nadie para un minuto, los sacerdotes, los profesores, los chavales de la residencia, la cocinera….. Todos mantienen una actividad frenética, para sacar adelante este proyecto, que acoge a chicos adolescentes de zonas rurales, además de alimentar e intentar reforzar en sus estudios a niños y niñas de la zona en donde se encuentra la misión.  Allí además, Sor Margarita y Sor Pilar dos monjas  vecinas, que acogen chicas, también del zonas rurales, trabajan con las mujeres, dan clases a adultos, además de intentar ayudar a familias, que estén peor, que las peores. Gracias a ellas, hemos conocido los asentamientos, y visto de primera mano, la situación en la que viven, muchos de los niños con los que hemos trabajado.

A pesar de toda la actividad que tienen, han sacado tiempo para enseñarnos algunos lugares de Guatemala, sitios preciosos… Antigua, Amatitlan y sobretodo el lago Atitlan, ¡¡¡ Dios mío, que hermoso!!! Apenas puedo describir la sensación que me causo verlo, apunto estuve de llorar, y no soy mujer llorona.
En fin María y yo hemos intentado hacer las labores que se nos encomendaron con el mayor entusiasmo posible, no hay otra forma de pagar tanta generosidad, además, los voluntarios que llegan de España, ponen el listón muy alto y niños y profesores no han dejado de preguntar por ellos. (Recuerdos para todos y todas, que ganas de conoceros)

Me siento muy agradecida, tanto con el “Hogar que dirige Pedro Jaramillo, y toda la gente que trabaja allí a diario, el Padre Rigo, Pedro el voluntario, (como allí le decíamos),Doña Vale la cocinera, etc….como con Doña Thelma, y todo su equipo, porque son personas, que se enfrentan, a una realidad muy dura cada día, que trabajan sin descanso y en unas condiciones muy difíciles, para hacer realidad el sueño de un mundo mejor, y nos han regalado un hueco en sus actividades de cada día, para que nosotras jugáramos un poco a ser solidarias durante un mes.

Pero claro, si es Jesús el que te ha movido a tener esta experiencia, el que te ha dirigido hasta este lugar, es para algo, no te quedas indiferente. En cada eucaristía en la que he participado, cada oración en la Capilla del Hogar, en cada mirada de los niños,  he sentido a Dios de una forma casi tangible, y es que Dios en Guatemala a pesar de todo está muy presente, como cuidando, como consolando y a los que no somos de allí interpelandonos. ¿Y tú que vas hacer con todo esto que te llevas?