• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

18 jun. 2013

ENCUENTRO DE FAMILIAS DE LOS MISIONEROS 2013.

Una veintena de miembros de seis familias, procedentes de Campo de Criptana, Ciudad Real, Villarrubia de los Ojos, Almadén y Puertollano, nos reunimos en el Seminario de Ciudad Real, el pasado sábado 15 de junio, acompañados por los Grupos de Animación Misionera, para celebrar un entrañable Encuentro, con motivo del Día del Misionero Diocesano.
Comenzamos la mañana con una oración, a la que siguió la presentación de los participantes: Se trataba de compartir nuestras vivencias desde la experiencia de tener en la familia un sacerdote, religioso/a o seglar misionero. Fue un diálogo muy bonito, que tuvo su “guinda” con el testimonio de Pablo Muñoz, religioso misionero en Filipinas, que se encuentra ahora de vacaciones entre nosotros, y de Emiliano Hondarza, que nos habló de su hermano Vicente, misionero diocesano de Ciudad Real, asesinado en Perú hace justo 30 años, y que inspira esta fecha del Día del Misionero Diocesano.
El mismo Emiliano nos presidió a continuación la eucaristía en la capilla del Seminario, acompañados por los jóvenes seminaristas de bachillerato.
Y de la misa a la mesa, compartimos los sabrosos platos preparados por las madres, hermanos, cuñadas… de nuestros misioneros, al tiempo que teníamos ocasión de compartir ahora de manera informal nuestras noticias y experiencias.
Para la sobremesa teníamos una sorpresa: Cinco misioneros estaban esperándonos en distintas partes del mundo: Mozambique, Perú, República Dominicana, para conectar con nosotros por videoconferencia, charlar con sus familiares, y contarnos algo de su vida y de sus misiones.

Regresamos todos a casa, con nuestros misioneros más aún en el corazón, y con el compromiso de seguir apoyándoles en esa tarea que Jesús nos encomendó a todos sus discípulos, de anunciar el Evangelio, que ellos están realizando por todo el mundo.