• "Con Jesús niño a la Misión"


    Recursos para trabajar con los niños durante todo el curso escolar
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • "Cambia el mundo": DOMUND 2018


    Descarga todos los recursos para la animación misionera del Domund
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

14 jun. 2018

MI MISIÓN EN CHACHAPOYAS.


 Glafira Jimenez Paris. Hijas de la Virgen para la Congregación Cristiana en Perú. 

Desde el año pasado estoy compartiendo la vida en la llamada ciudad de Chachapoyas, aunque su nombre es algo más ilustre:  San Juan de la Frontera de los Chachapoyas, fundada el 5 de setiembre de 1583. Es la capital del departamento de Amazonas, en la cuenca del río Utcubamba, a 2,335 metros sobre el nivel del mar y con una población de 30,000 habitantes, aproximadamente. La actividad económica principal es el comercio y el turismo, promocionado en los últimos años. Acá otra “vista” a la ciudad desde lo que llamamos “asentamientos humanos”.
La afluencia de inmigrantes y la escasa diversidad económica no permite responder a las necesidades básicas de todos sus habitantes; cada día aparecen nuevos asentamientos humanos con escasos recursos económicos y en algunos lugares la pobreza sigue siendo extrema, donde la situación de los niños/as es especialmente preocupante. Otro de los desafíos en la actualidad es la situación de la juventud, especialmente precaria en muchos sentidos; aunque hay más posibilidades de estudio, sobre todo desde la creación de la Universidad Pública,  sin embargo, las condiciones son muy deficientes, los jóvenes se encuentran solos en una ciudad, sin recursos ni orientación y a merced de las redes de corrupción (corrupción y explotación sexual) con un alto índice de abortos y suicidios juveniles. Como ves, los desafíos son muchos y complejos. 
 
Mi congregación, Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana, ha cumplido 28 años de presencia. Desde sus inicios, la comunidad ha participado activa y generosamente en los distintos apostolados
-       De la Parroquia y la Diócesis:  participación en la coordinación de las diferentes comisiones diocesanas (Formación de catequistas, Pastoral Social, Pastoral de Salud), Catequesis (jóvenes, adultos),
-       De la misión propia de la Congregación: Dispensario “Antonio Hornedo y Correa” (atención con medicamentos y pagos de servicios a las personas indigentes y de bajos recursos económicos que viven en Chachapoyas y también de los que vienen de otros pueblos de la Diócesis, enviados por Párrocos y Religiosas a favor de los enfermos/as más necesitados) y Apadrinamiento a familias con bajos recursos (con financiamiento de amigos/as de nuestras diferentes comunidades en España), así como el sostenimiento del Comedor Parroquia “San Martín de Porres” (con la comida diaria para un aproximado de 120 niños/as de primaria y secundaria en riesgo de mala alimentación).
En la actualidad, en la comunidad somos dos: Katy y yo. Mi servicio durante el año pasado, aprovechando mi recorrido en formación a agentes pastorales en Lima, se ha centrado en la participación en las distintas comisiones diocesanas. Estamos organizando, con  mucha ilusión, una Escuela Diocesana para Catequistas. La formación es un pedido recurrente en ellos/as, sobre todo los que viven en las comunidades alejadas y no tienen posibilidades de formación. Dadas las necesidades de la Diócesis, distintos grupos y sobre todo, religiosas, trabajan en la promoción de una vida más digna (Pastoral Social), muchas veces de manera no articulada. En la última asamblea diocesana acordamos fortalecer esta dimensión de la evangelización y colaboraré en ello. Para empezar, ya comparto un espacio radial de los miércoles sobre “Doctrina Social de la Iglesia” en la radio de la Diócesis: Radio Horizonte. Además, la ciudad cuenta con un pre-seminario donde jóvenes con vocación para el sacerdocio ministerial se preparan durante un año para ingresar en el Seminario que se encuentra en Jaén. Apoyo con clases de Introducción a la Biblia.
Respecto a los apostolados propios de la congregación, sigo adentrándome en el acompañamiento en los Apadrinamientos que comencé el año pasado, ahora más consciente de situaciones y realidades, y con el seguimiento a la asistencia  a los niños/as que vienen diariamente al comedor, también más cercana a sus realidades y relacionando rostros con nombres. Este será mi segundo año.
Como imaginarás, recién llegada en febrero del 2017, el año pasado ha pasado como “un soplo”. He centrado mi trabajo, fundamentalmente, en ver y escuchar. Adentrarme en esta realidad tan desafiante y ver de qué manera podía contribuir al camino que ya se está recorriendo para hacer realidad el deseo de Jesús: “vida en abundancia para todos/as”. Además, la ciudad cuenta con presencia de instituciones sociales del Estado: Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza y la Defensoría del Pueblo que realizan una excelente labor en el diagnóstico y prevención de situaciones precarias y acompañamiento en los conflictos. Estoy pensando en un trabajo de voluntariado para ir adentrándome en la realidad de la zona. Ya les iré contando.
Aprovechando las tecnologías, sigo “conectada” con el trabajo del Instituto Bartolomé de las Casas, sede de mi trabajo durante trece años; sobre todo en los encuentros formativos a nivel nacional en los meses de julio-agosto y febrero. Este compromiso me supone coordinaciones en el año vía internet y viajes a Lima en esos meses para los encuentros, que son a nivel nacional. Aprovecho para animar la participación de los agentes pastorales de la diócesis (la distancia es larga y el costo alto).
Pues, más o menos, estos serán “mis afanes”, entre otras cositas de aquí y allá, propias de espacios de formación y encuentro de la Vida Religiosa en la Diócesis, rica, comprometida y “muy bien avenida”. Recién estamos iniciando el año. Ya les iré haciendo partícipes de cómo se van “encarnando” los proyectos y propósitos.
Gracias, como siempre, por el acompañamiento en la distancia. Aunque estemos silenciosos, a veces, no es olvido sino mala organización y dejar pasar el tiempo. Un abrazo desde la lluviosa – en esta época – Chachapoyas.